Revista Producción
PRODUCCION Agroindustrial del NOA




ECONOMIA:
¿HASTA CUANDO RESISTE LA CONVERTIBILIDAD?

*************** barra horizontal ***************

Ultimamente, los inversores locales y especialmente los extranjeros han puesto en duda la vigencia de nuestro régimen de convertibilidad (esto es, la relación u$s 1 = $ 1), que rige desde hace más de 8 años.
En la actualidad se plantean tres tipos de preguntas sobre la convertibilidad, a saber:
•¿Existe, hoy, riesgo devaluatorio en la Argentina?.
•¿Concluye Carlos Menem su mandato manteniendo el 1 x 1 del mercado de cambio argentino?.
•¿Tendrá que devaluar "inmedia-tamente", quien suceda al actual presidente de los argentinos?.

•FACIL RESPUESTA
La primera pregunta es muy fácil de responder, ya que desde enero hasta el presente de este año las reservas líquidas en poder de nuestro Banco Central (BCRA) siempre respaldaron, en 100%, los pasivos monetarios de la autoridad monetaria. Por un lado la escasa emisión moneta-ria, en el transcurso de este año, tuvo como contrapartida el aumento de las divisas estadounidenses (ratificando el régimen de Caja de Conversión), mien-tras que por otra parte las reservas internacionales (en poder del BCRA) no han sufrido disminuciones como las experimentadas por otros países latinoamericanos. Tanto las reservas, como los pasivos monetarios del BCRA oscilan entre los 24.000 y 25.000 millones de dólares y pesos, respectivamente, lo que vuelve imposible una devaluación en la Argentina, a corto plazo.
Para responder la segunda pregun-ta, no sólo hay que controlar la relación "reservas líquidas" vs. "pasivos monetarios", además hay que ver que sucederá con las futuras necesidades de financiamiento del sector público nacional, en lo que resta del actual ejercicio anual. Vimos que las reservas de nuestro Banco Central respaldan enteramente a la base monetaria, y se puede agregar que el gobierno nacional en una tercera parte del año "ya" cubrió el financiamiento requerido para los dos primeros cuatrimestres del año (de los 21.000 millones que necesita en todo 1999, lleva cubiertos casi 15.000 millones de dólares), lo que hace casi imposible un escenario devaluatorio para lo que le resta de mandato al presidente Carlos Menem.
La tercera pregunta es la menos fácil de responder, puesto que deberían proyectarse las necesidades de financiamiento de los próximos doce (12) meses de los sectores público y privado. La intención de esta "simu-lación" es ser lo más pesimista posible, y si pese a eso se cubriera el finan-ciamiento de los próximos 12 meses, entonces concluiríamos que el sucesor de Menem dispondría de tiempo suficiente, en lugar de verse obligado a devaluar "el peso" inmediatamente después de su asunción presidencial.
La "simulación" de los próximos 12 meses contiene un "tremendo" supues-to, esto es la Argentina estaría excluida del mercado de deuda voluntaria internacional durante todo el período considerado. Los otros "supuestos" del presente análisis son entre realistas y pesimistas, como ser:
•La Argentina continuaría en línea con el Fondo Monetario Internacional.
•Existe libre movilidad de capita-les entre los sectores financiero, públi-co y privado.
•Las crisis,en bancos y empresas serían "puntuales", y "no sistemáticas".
•Se simula una pérdida de depósi-tos como en el tequila.
Según el Análisis "Impacto Financie-ro sobre la Argentina", se puede con-cluir que el financiamiento del próximo año estaría garantizado, liberándolo de la obligación de "devaluar inmedia-tamente" a quien herede el actual Poder Ejecutivo Nacional. Notemos cómo la fortaleza del frente financiero (que dispone de liquidez adicional por casi 15.000 millones de pesos y/o dólares), unida a la muy buena relación de la Argentina con el FMI ayudarían, y mucho, a sobrellevar los defectos de financiamiento, tanto del deficitario sector público, como del escasamente competitivo sector privado.

•LOS MOTIVOS
Hoy, por hoy, en la Argentina hay riesgo cambiario percibido por el mercado, siendo entonces importante la detección de las causas que lo originan. En los últimos días se escucharon varios motivos, tales como las declaraciones poco opor-tunas de Soros, los conflictos políticos por imponer un recorte presupuestario y, por qué no, las elecciones presidenciales en México (año 94) y Brasil (año 98) con su analogía respecto del caso argentino. Todos estos motivos son "puntuales", y por lo tanto no son para nada determinantes.
Mencionábamos algunas fortalezas presentes que proveen "caja" y "tiem-po" necesarios para la mantención de la actual paridad cambiaria. Sin embar-go, hay que reconocer la presencia de problemas de fondo, que representan, sin duda, las principales variables explicativas de la incertidumbre cambiaria padecida. Estos "motivos", que sí son determinantes, son:
•Igual que en el tequila, el notable deterioro de las cuentas fiscales, creciendo nuestra Deuda Pública a razón de u$s 10.000 millones/año.
•A diferencia del tequila, la persis-tente elevada dependencia del ahorro externo durante este año a pesar de la recesión que padecerá nuestra economía.

•IMPLICANCIAS DE MAN-TENCION DE INCERTIDUM-BRE CAMBIARIA
Aun sin devaluación (el escenario más probable de los próximos 12 meses), la incertidumbre, respecto de la evolución de nuestro tipo de cambio, conlleva consecuencias nega-tivas. ¿Qué produce la permanencia del actual riesgo devaluatorio?. Desde el punto de vista financiero, genera suba de la tasa de interés, incremento del diferencial entre tasas en pesos y en dólares y aumento del rendimiento de los bonos, tanto del sector público, como del sector privado, lo que se traduce en una disminución del precio de los activos financieros, representan-do alzas de los indicadores, no sólo de riesgo cambiario, sino también de riesgo-país.
Analizando el impacto de la incertidumbre cambiaria sobre la economía "real", observaremos mayor recesión económica (el piso de la caída será de 2,5% respecto al PBI de 1998), lo que motiva un mayor riesgo social, derivado de un registro de desempleo que se acercaría al nivel alcanzado en 1995, cuando cerca de 20% de la población económicamente activa (PEA) estuvo desocupada.

•COMO COMBATIR LAS CAUSAS DE LA INCERTIDUMBRE CAMBIARIA
En el punto anterior, demostramos que, aun sin devaluar, resulta sumamente negativo mantener elevado el riesgo devaluatorio. Luego, es indis-pensable evitar la extensión en el tiem-po de ese riesgo cambiario. ¿Cuál es la solución, entonces? ¿Dolarización plena y obligatoria?, o ¿más convertibili-dad?. A continuación, demostraremos que será la profundización de la convertibilidad, y "no" la dolarización "obligatoria", la que podrá acortar la duración de la incertidumbre cambia-ria. ¿Qué sentido tiene la dolarización "compulsiva"?. Primero, hoy por hoy, existe dolarización de hecho en la ma-yoría de los instrumentos financieros (la deuda pública, las obligaciones negociables, los depósitos a plazo y los préstamos prendarios-hipotecarios están nominados, casi por completo, en moneda extranjera), siendo la excepción el dinero transaccional (representado por el circulante y los depósitos a la vista) que en su mayor parte se encuentra en moneda doméstica.
Segundo, la dolarización plena es una de las tantas posibilidades que permite la convertibilidad. Respetando el principio de "libre elección", la gente podría canjear todo el dinero en pesos por dinero en dólares.
Tercero, con la dolarización plena y obligatoria se pierde por un lado al Banco Central como prestamista de última instancia, y por el otro el Tesoro nacional no recibe más intereses (entre 700 y 800 millones de dólares anuales) por las divisas que respaldan los casi 15.000 millones de pesos de circulación monetaria.
Cuarto, y último, si bien es cierto que la plena dolarización elimina el riesgo de devaluación de la moneda doméstica (ya no existiría el "peso"), ni elimina el problema fiscal ni la falta de competitividad de la economía argentina. Luego, la baja del riesgo cambiario se compensaría con el aumento de riesgo de "cesación de pagos", dejando inalterado el elevado riesgo-país, que es el fundamento económico verdaderamente relevante.
Finalmente, explicaremos por qué la profundización de la convertibilidad resultará de ayuda a la hora de minimizar la presente incertidumbre cambiaria. Hasta ahora existe sola-mente convertibilidad "monetaria", la que garantiza que los actuales pasivos monetarios (Base Monetaria) se encuentren respaldados por reservas líquidas. Sin embargo, con el abultado déficit fiscal presente (que incrementa el endeudamiento público en 10.000 millones de dólares por año), luce como probable que en algún momento no pueda, el sector público nacional, refinanciar la deuda pública, teniendo que acudir en ese potencial caso a la utilización de reservas líquida o a la emisión monetaria sin respaldo. Haciendo uso de cualquiera de estas dos malas (aunque únicas) opciones, se produce el deterioro de la "convertibi-lidad monetaria", peligrando su permanencia.

Fuente: Ambito Financiero

*************** barra horizontal ***************

índice





Copyright © Revista Producción - InterNet Tucumán - Todos los Derechos Reservados



produccion
Revista Produccion - Producciones - Editorial - Contacto - NOA - tucuman - salta - santiago del estero - catamarca - jujuy