Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Ene/Feb 2012


Maíz

Campaña de maíz: "Hacer o no hacer, esa es la cuestión"

Revista PRODUCCION: Campaña de maíz: "Hacer o no hacer, esa es la cuestión"
 

En un año que parecía bueno para el maíz hubo inconvenientes en su comercialización y el malestar rondó en los productores, sobre todo en los que trabajan en regiones alejadas a los puertos, generando hoy muchas desconfianzas y recelos, al punto de poner en el tapete la posibilidad de hacer o no hacer la oleaginosa.
PRODUCCION dialogó con distintos actores del medio sobre este tema y al respecto se mostraron reacios a ampliar el área sembrada, más teniendo en cuenta que la soja mantiene sus precios y demanda.
Así, el productor y dirigente rural, Víctor Pereyra se refirió a la campaña del maíz en Tucumán y la Argentina, y al respecto se animó a decir que no será buena en las provincias del Noroeste ya que la intervención del Gobierno Central sobre esta oleaginosa, tanto en la producción como en la comercialización, ha generado grandes inconvenientes a los productores y al mercado local.
"La política del Gobierno Central, de seguir interviniendo en los mercados es vergonzosa y desalienta la producción maicera, al igual que lo ha hecho con el trigo. Recién ahora abren el mercado, cuando todos los productores están asfixiados. Creo que esta improvisación de la política agropecuaria de Guillermo Moreno llevará a que en esta campaña se haga menos maíz en Tucumán", expresó.
En ese plano, el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán, José Manuel Avellaneda, apuntó a que difícilmente la gente se anime a hacer maíz en sus campos, menos en pensar en rotar con soja. Se buscaría, en todo caso, otra alternativa: caña, sorgo o garbanzo.
"En la última campaña de maíz se contó con 50.000 hectáreas en Tucumán pero al final todo fue un desastre por las restricciones en la comercialización", dijo.
"La última temporada maicera fue muy inusual, ya que la política del Gobierno de restringir las exportaciones, llevaron a que haya grandes excedentes de maíz de otras campañas que aún no se pudieron comercializar y que de hacer más, se juntarían con la próxima cosecha", destacó. "Realmente hay un desaliento masivo hacia el maíz, porque sigue sin haber mercado", indicó Avellaneda, y aclaró que la baja del precio de la soja no desalienta la siembra del grano porque el productor ya tiene todos los insumos, y sólo aguarda a que se presenten las condiciones necesarias de humedad de los suelos para iniciar el proceso de siembra.
Se esperan 52 millones de toneladas de soja para la campaña 2011/2012, de acuerdo con las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). De cumplirse, ésto representaría un aumento en la producción cercano al 6 por ciento respecto a la última campaña.
Una historia distinta a la vivida a igual fecha del año pasado cuando el "picudo negro" hacía estragos sobre la soja y muchos productores habían elegido por estos lares volcarse al maíz, porque gozaba de buenos precios y, como si fuera poco, les daba un buen motivo para rotar la tierra.
En la última campaña de maíz se estuvo por arriba de las 50 mil hectáreas contra las 38 mil del año anterior. Hubo un aumento importante en nuestra zona al contar con un grupo de 20 híbridos disponibles, todos con fortalezas y debilidades que cada productor debe utilizar según su zona y en función del resultado de ensayos y de otras características agronómicas de cultivares.
El maíz se empieza a hacer los primeros días de diciembre y hasta el 10 de enero en el NOA. La soja se empieza a cultivar en Tucumán a partir del 20 de noviembre, si las condiciones de humedad de los suelos lo permiten, mientras que el maíz se siembra desde el 10 de diciembre.
El experto en Maíz de la EEAOC, Daniel Gamboa, en una nota anterior de PRODUCCION, había reconocido que los productores de granos gruesos de Tucumán primero debían ver cómo está el suelo, cómo está la cobertura, si el suelo realmente está con horizontes impedidos, si drena menos y si infiltra menos el agua, antes de pensar en hacer o no maíz. "Yo pensaría primero en el suelo, en el carbono que tiene; y luego en el tema de los precios, en la intervención de los mercados, que eso preocupa cuando uno saca mercadería que no sabe si la va a poder vender".
Lo peor de todo es que existen excelentes perspectivas en el mundo respecto al maíz que los productores y el país podrían aprovechar. Porque la zona núcleo va camino a una cosecha récord de 32 millones de toneladas, lo que arroja un saldo exportable de 20 millones, como mínimo, un saldo exportable casi equivalente a la mitad del saldo exportable de maíz que tiene Estados Unidos (el país del norte exportará 40 millones de toneladas este año), debido a la pérdida de producción por la sequía. O sea, es un año que se podría aprovechar para conquistar mercados que el país del norte no va a poder abastecer.
Hay que ver que la demanda mundial de alimentos seguirá sostenida en 2012 con un condimento extra: la relación stock/consumo del maíz a nivel global es una de las más ajustadas de los últimos años, por lo que el escenario de precios con tendencia firme es una tentación para los productores agrícolas si no fuera por el gran problema que tienen respecto a la política (ROE) que ha perjudicado el precio del producto en el mercado interno.
Si bien el Gobierno ha mostrado flexibilidad y acercamiento al sector al liberar a fines de noviembre las exportaciones, la medida no tiene un efecto muy positivo por lo tardío y a destiempo. "El Gobierno debe liberar los registros de exportación y así dar mayor certidumbre y previsibilidad a los productores. Lo que hoy necesita el productor es volver a tener confianza. En la medida en que el Gobierno no plantee claramente cual será su política para el maíz, los productores seguirán buscando refugio en aquel cultivo que más certidumbre genera: la soja", señaló Pereyra.
Por su parte, el experto Pablo Andreani, de la consultora local AgriPAC: dijo que se espera una cosecha récord de 114 millones de toneladas en granos gruesos, de los cuales 53 millones corresponderán a soja y 32 millones a maíz.
El pronóstico no es el único que circula entre los analistas privados. Muchos ya manejaban cifras similares.
Andreani sostiene que con el aumento de producción y saldos exportables de soja y maíz se compensará "con creces" la caída de los precios respecto a la campaña pasada.
El ingreso de divisas proyectado por AgriPAC llega a 32.572 millones de dólares, 1.076 millones más que en 2011. El ingreso al fisco por retenciones a las exportaciones, en tanto, ascendería a 8.910 millones de dólares contra los 8.800 millones del corriente año.
El optimismo entre los productores va más allá del corto plazo. Para el conjunto de actores de la actividad la demanda mundial de alimentos seguirá "entre sostenida a firme" en los próximos años.
En el caso de Andreani, la evaluación señala que el condimento de la próxima campaña 2012 es que la relación stock/consumo de trigo y de maíz, a nivel global, "es una de las más ajustadas de los últimos 20 años".
De allí que se espere un panorama de precios favorable, hasta que el mundo (y Estados Unidos, principalmente en maíz) recupere existencias, mientras la soja, a pesar de la reciente baja, "es hoy uno de los cultivos más rentables" de la temporada.
"Las perspectivas que nos presenta el mundo en maíz son únicas para que puedan ser aprovechadas por la Argentina", considera Andreani, tras estimar que habrá un saldo exportable de 20 millones de toneladas, como mínimo.
Ante ese promisorio panorama, el "campo" -como se suele generalizar al ramo- experimenta un impacto que no es sólo de orden económico, sino también político.
Por eso Andreani se anima a completar su análisis con un comentario elocuente y afirma que muchos productores "dicen que los dirigentes agropecuarios no han cumplido con su deber, esto es, que no han sabido o no han podido defender sus intereses".
A su juicio, para la próxima etapa el Gobierno debería considerar al campo como su aliado, recreando confianza, para lo cual propone liberar los registros de exportación.

Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 36 y 37 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2012.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2020 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman