Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Ene/Feb 2014


Agricultura Familiar

Apuesta al fortalecimiento de la agricultura y ganadería

Revista PRODUCCION: Apuesta al fortalecimiento de la agricultura y ganadería
 
Revista PRODUCCION: Apuesta al fortalecimiento de la agricultura y ganadería
 
Revista PRODUCCION: Apuesta al fortalecimiento de la agricultura y ganadería
 

El Foro Rural Mundial (WRF), la Alianza Cooperativa Internacional (ICA) y la Organización Mundial de Agricultores (WFO) plantearon este año mantener una serie de diálogos regionales para mejorar los debates locales, regionales y mundiales sobre la agricultura familiar en Latinoamérica. El objetivo, no otro, que permitir una discusión entre los diferentes actores para mejorar el papel de la agricultura familiar en cada región.
Eso significa, en otras palabras, generarle al sector oportunidades de desarrollo e inversión, y prioridades de política para lograr la seguridad alimentaria.
De ese diálogo el INTA, que cumplió 75 años de vida, tiene plena participación, teniendo en cuenta el apoyo que brinda desde hace más de 20 años a pequeños agricultores y ganaderos familiares para su fortalecimiento a través de planes, programas y extensionistas.
El Ingeniero José Catalano, director del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico Para la Pequeña Agricultura Familiar (CIPAF), informó al respecto en diálogo con Revista Producción que "en el caso de la Agricultura Familiar, se debe comenzar a trabajar en sus problemas estructurales no resueltos, como el tema del acceso al agua, a la tierra y la comercialización".
De la misma manera comento: "El apoyo de la Agricultura Familiar se fortaleció a partir del año 2000, con un avance sustantivo, a partir de las propias estructuras del Estado. Para el caso de la Argentina podemos comentar la creación de la Subsecretaria de la Agricultura Familiar desde el Ministerio y los institutos de investigación desde el INTA".
Explicó que la Ganadería Familiar también entró en la agenda común de los investigadores y extensionistas, buscando avanzar en la construcción de una Red de Profesionales y Técnicos, que trabajen en el territorio con sistemas ganaderos de pequeña escala.
Por eso, ingenieros agrónomos y productores de Tucumán, San Juan, La Rioja, Santa Fe, Formosa, Entre Ríos, Neuquén y Buenos Aires mantuvieron un encuentro donde buscaron generar investigación básica. O sea, poner los conocimientos a disposición de los profesionales que trabajan en diferentes puntos del territorio nacional con pequeños ganaderos, con el objetivo de la prevención y el agregado de valor de los productos de origen animal que se elaboran en diferentes contextos locales, haciendo hincapié en las enfermedades transmisibles de los animales al hombre.
"Desde el IPAF planteamos que no trabajamos con ganadería sino con ganaderos. Productores que están en los cordones tamberos periurbanos de las grandes y pequeñas ciudades, y cumplen un rol muy importante en mercados de proximidad, con tecnologías amigables y productos inocuos y de buena calidad".
Uno de los temas fundamentales que fue abordado estuvo relacionado con el enfoque agroecológico aplicado a la ganadería familiar, normativas sanitarias, aspectos generales de las enfermedades zoonóticas (tuberculosis, brucelosis, leptospirosis, triquinelosis e hidatidosis) y experiencias concretas en diferentes contextos productivos.
Ruth Macedo, extensionista del INTA de Tucumán, también se refirió a la ganadería familiar y al respecto explicó que trabaja hace 8 años con pequeños productores del Departamento de Leales, que son en total 60 familias con sistemas diversificados y con el proyecto de extensión abordan el fortalecimiento de los sistemas productivos.
"Los cursos son muy productivos, porque nos aportan conocimientos en torno a aspectos sanitarios, como así también herramientas para trabajar en terreno y vinculación con investigadores especializados en enfermedades zoonóticas y en sistemas ganaderos familiares", donde se destacan los rodeos caprinos, bovinos y ovinos de los agricultores familiares.
Esta iniciativa del IPAF y del Instituto de Patobiología inicia un proceso innovador de capacitación que incluirá otros centros de investigación. Lo que se busca es dar a conocer y compartir investigaciones y tecnologías de procesos para ponerlas a disposición y en diálogo con las propias experiencias de extensionistas, productores y técnicos que desarrollan su trabajo territorial cotidiano con el sector de la agricultura familiar.
En ese marco, tuvo lugar en Tucumán, el Curso de Producción Agroecológica para la Soberanía Alimentaria, en la Agencia de Agricultura Urbana y Periurbana de San Miguel de Tucumán.
El ingeniero agrónomo Martin Romano Norri, del INTA Pro Huerta, fue el encargado de brindar sus conocimientos al abordar distintas alternativas para producir alimentos para el autoconsumo en huertas urbanas mediante un manejo agroecológico, valorando y respetando la diversidad cultural y biológica, y defendiendo la Seguridad y Soberanía alimentaria en el ámbito local.
El curso tuvo como contenidos: Seguridad y Soberanía alimentaria. Alimentación Saludable. Fertilidad del suelo-Abonos orgánicos-Enmiendas-Plantas aromáticas. Tipos de siembras- Almácigos-Cobertura. Asociaciones-Rotaciones. Labores culturales. Cosecha. Tipos de riego. Captación de agua de lluvia. Uso natural del manejo de Plagas y enfermedades; Alternativas productivas, tanto en espacios reducidos no tradicionales (contenedores varios, botellas pet, tetra briks, tubos de pvc, pallets, macetas) como en espacios tradicionales.
En la oportunidad se resaltó que la Agricultura Familiar es en sí mismo todo tipo de producción donde la unidad doméstica y la unidad productiva están físicamente integradas, la actividad productiva es artesanal (agropecuaria, forestal, apícola).
"Por un lado la participación directa del titular y su familia en las labores del campo, aunque se contraten trabajadores permanentes y eventuales; y por otro la responsabilidad directa del titular en la administración de la explotación, tanto en la parte comercial-financiera como en la laboral productiva", se indicó.
En ese mismo sentido, se mencionó al programa Pro Huerta que ya cumplió 23 años en el país. "Es un programa de seguridad alimentaria del INTA que busca la autoproducción de hortalizas y la crianza casera de animales de granja para el beneficio de las pequeñas regiones en situación de pobreza".
A ellos se accede a través de prestaciones, como la entrega y manejo de semillas, capacitación y asistencia técnica.
"Se entró rápidamente a los barrios y comunidades en forma masiva, favoreciendo la participación activa del voluntariado y de redes de organizaciones civiles. Se trabaja actualmente con 18 cooperativas de diferentes perfiles: servicios, agroalimentarias o de trabajo, atendiéndose así la seguridad alimentaria de las familias; además se crean espacios de comercialización en el marco de la economía social, como la Feria de los Huerteros donde participan 5 cooperativas que están en el sector rural y en el programa Argentina Trabaja".
El INTA, creó el programa que se lleva a cabo desde 1990 hasta la actualidad. Su fin es que las familias y comunidades logren generar sus alimentos frescos en huertas y granjas. "El programa ayuda a tener un mejor acceso a los alimentos, dieta balanceada y equilibrada, al tiempo que contribuye a la organización de proyectos especiales, que permiten por ejemplo un mayor acceso al agua".
El Pro Huerta en todo el país asiste a 630 mil familias, con 19 mil promotores y más de 10 mil instituciones involucradas. En tanto que en Tucumán asiste a más de 45 mil familias, 270 escuelas y 180 grupos comunitarios y huertas institucionales, con una red de más de 1.200 promotores y 700 instituciones. De las 630.000 huertas familias asistidas y de las 148.000 granjas, el 33% corresponde a áreas rurales, el 40% a áreas urbanas y el 27% a grandes ciudades.
"El programa está destinado principalmente a la población en condición de pobreza, que enfrenta problemas de acceso a una alimentación saludable, promoviendo una dieta más diversificada y equilibrada mediante la autoproducción en pequeña escala de alimentos frescos por parte de sus destinatarios", indicó.
El conjunto de prestaciones brindado se concreta en modelos de huertas y granjas orgánicas de autoconsumo a nivel familiar, escolar, comunitario e institucional.
Se trata de un programa enmarcado en la seguridad alimentaria, cuya piedra angular amalgama la capacitación progresiva, la participación solidaria y el acompañamiento sistemático de las acciones en terreno, resultando estratégicos en su operatoria la intervención activa del voluntariado (promotores) y de redes de organizaciones de la sociedad civil. "El programa ayuda a tener un mejor acceso a los alimentos, dieta balanceada y equilibrada, al tiempo que contribuye a la organización de proyectos especiales, que permiten por ejemplo un mayor acceso al agua".
El programa Pro-Huerta es implementado por el INTA en forma conjunta con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación; en este último se encuentra integrado como componente del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria (PNSA) a través de un Convenio de Cooperación.
El conjunto de prestaciones brindado se concreta en modelos de huertas y granjas orgánicas de autoconsumo a nivel familiar, escolar, comunitario e institucional.
Tales características junto al modelo técnico promovido, que se apoya en los principios de la agricultura orgánica, se complementan recíprocamente dotando al programa de una fuerte penetración territorial, valoración social y eficacia para la incorporación en la dieta de los hogares pobres de alimentos frescos; constituyéndolo así en una herramienta válida para mejorar y diversificar la alimentación de sectores socialmente vulnerables.
Así, desde hace 23 años, el Pro Huerta asume como política publica la autoproducción de alimentos desde un enfoque agroecológico; la generación, adaptación y aplicación de tecnologías apropiadas en la comunidad; y el acompañamiento y asistencia de las familias "huerteras", tanto en la comercialización de productos excedentes de las huertas en ferias como en la adquisición de capacidades para asumir emprendimientos productivos.

Revista PRODUCCION: Apuesta al fortalecimiento de la agricultura y ganadería
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 26, 27 y 28 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2014.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2020 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman