Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Ene/Feb 2014


Caña de azúcar

La naturaleza puso el orden que necesitaba el sector azucarero

Entrevista: Sergio Fara, presidente de UCIT

Revista PRODUCCION: La naturaleza puso el orden que necesitaba el sector azucarero
Sergio Fara, presidente de UCIT
 
Revista PRODUCCION: La naturaleza puso el orden que necesitaba el sector azucarero
 

"Tucumán es azúcar", es un eslogan que la provincia norteña ha sabido abrazar desde siempre y por eso, si la producción del dulce producto es buena, esa bonanza se ve reflejada no sólo en los ingresos económicos de los productores, industriales y trabajadores del sector, sino también en las arcas del Estado, por el movimiento comercial y económico que la "Madre Industria" genera. Pero si es malo, lo sufren especialmente los productores, que por lo general son pequeños minifundistas que no cuentan con respaldo financiero como para afrontar una nueva campaña sin tener que hipotecar su futuro.
Este 2013, como 2012 y 2011, no fue de lo mejor para el sector, pero al menos se pudo lograr que el precio del azúcar no baje tanto, que el azúcar destinada a exportación sea controlada por un Instituto y que los excedentes no sean volcados intempestivamente al mercado interno.
Revista Producción entrevistó a Sergio Fara, presidente de Unión Cañeros Independientes de Tucumán quien hizo un balance de la campaña que acaba de finalizar, dio su punto de vista sobre las perspectivas para la próxima zafra y anticipó que el cañero enfrenta una difícil situación económica derivada de magros precios del azúcar en los últimos tiempos: "Muchos productores vivieron situaciones de quebranto, que los deja mal posicionados para afrontar todos los gastos de cultivo del cañaveral, para recuperarlos para la zafra 2014".

El final de la campaña azucarera en Tucumán ¿fue el esperado?
Desde un comienzo predecíamos que no iba a ser una buena zafra, a pesar de que había indicios que animaban a técnicos y expertos sobre una campaña importante, cercana al 1,7 millón de toneladas por la cantidad de caña que se había plantado y a la incorporación de nuevos actores y capitales a la actividad, atraídos por la posibilidad de hacer mucho dinero a costa de anuncios ampulosos de que en cada cerco cañero habría un pozo petrolero por la incorporación del sector a la producción de biocombustibles.

¿Se sumaron muchas hectáreas más?
En la década del 90 había en Tucumán unas 180 mil hectáreas con caña de azúcar; luego este perfil productivo mejoró con el tiempo y con la posibilidad de hacer también alcohol en 2010 el área con el cultivo llega a 225.000 hectáreas, pero los anuncios del gobierno sobre que cada surco cañero se convertiría en un pozo petrolero verde, se sumaron nuevos capitales o productores de otros sectores, llevando a la fecha a alcanzar las 278 mil.

¿Y eso es malo?
No sé si es malo, pero aquí el sector tiene un problema de excedentes y si no sabemos qué hacer con la producción que sobra, siempre termina perjudicando al precio porque se vuelca la mercado interno a un valor vil. Pasa que hasta aquí, de los 15 ingenios azucareros, sólo un puñado está trabajando con el biocombustible haciendo alcohol para cortar las naftas y hasta que no esté el 100 por ciento de las fábricas insertas en tal producción toda la caña que se haga si se deriva para azúcar puede terminar afectando el precio del mercado doméstico.

Entonces por suerte no se llegó a las estimaciones de 1,7 millón de toneladas...
No. Por las sequías primero y las heladas después, terminamos con algo más de 1,2 millón de toneladas. La naturaleza es sabia y logró lo que los factores del sector no pudieron: el incremento del precio. La suba no fue un resultado de los acuerdos entre productores e industriales para exportar los excedentes de azúcar. Fue obra de las heladas y la sequía, que redujeron la producción de azúcar. De esta forma, se equilibraron la oferta y la demanda.

O sea que el precio del azúcar fue mejorando a medida que finalizaba la campaña...
Sí, porque a las inclemencias climáticas se sumó otro factor importante como la creación del Instituto de Promoción del Azúcar y del Alcohol de Tucumán (IPAAT) que tenía la misión de controlar la cantidad de azúcar destinada al mercado exterior. El precio llegó a estar a 100 pesos la bolsa de 50 kilos, aunque luego subió hasta un techo de 150. No es verdad que se alcanzó un techo de 175 ó 180 pesos, pero a ese precio no había compradores. Esta situación, con precios que variaban de 100 a 150 la bolsa trajo aparejado que un gran número de productores cañeros no tenga recursos para llevar adelante la próxima campaña de manera correcta. Desde UCIT hicimos gestiones a través del IPAAT y Ministerio de la Producción buscando que se asista al productor con abono y al que no pudo hacer la cosecha, que lo ayuden a voltear la caña que quedó en pie.

El próximo año puede ser similar a éste en materia climática, ¿cómo lo analiza el productor?
Para 2013 las previsiones de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres fueron de una máxima de 1,7 millón de toneladas, pero entre el fuego (quema de cañaverales), las sequías y las heladas, dejaron en el camino 500 mil toneladas, si bien eso puso un equilibrio en la producción, no es menos cierto que muchos pequeños cañeros se vieron perjudicados con pérdidas que fueron desde el 50 al 100 por ciento de la producción. De ahí que solicitáramos la Emergencia Económica Provincial y Nacional. Las perspectivas son de quebranto, de necesidades, de riesgo. Insistimos ante las autoridades por asistencia a los productores, al igual que lo hicieron los gobiernos de Salta y Jujuy que fueron ante la Nación con los decretos de Emergencia Agropecuaria Provincial ya firmados.

Ahora se les presenta un nuevo problema con el revalúo inmobiliario provincial...
Sí, es muy duro para un sector que está en crisis como el cañero subirle la alícuota un 30 por ciento en materia de valuación de las propiedades. Estas subas sólo generan más pobreza y desánimo ya que, si bien el Estado tiene una necesidad de recaudar más, tendría también que ver la situación de cada uno de los sectores aportantes para no generar caos.

La creación del IPAAT ¿fue fundamental para la agroindustria?
En efecto. A partir de los desencuentros que había en la actividad entre los distintos factores se creó una ley de ordenamiento (la 8.573) que después implantó el Instituto del Azúcar y el Alcohol. Con ésto se logró retirar de los ingenios el azúcar destinado a la exportación. O sea se puso el producto elaborado en un depósito así se les quitó a los industriales el manejo del mismo ya que muchas veces no exportaban y volcaban el producto en el mercado interno, pagándoles a los cañeros un precio bajo por el azúcar entregada. Esto trajo aparejado un equilibrio entre la oferta y la demanda y produjo que se levantara el precio. Se puede decir que el precio mejoró en tiempo de zafra y hoy está sostenido. Igual aún estamos por detrás del costo de los fletes, la cosecha, la mano de obra y del costo diario de inflación que tenemos para el sustento familiar.

Este año el gobierno nacional hizo un aporte económico importante para el sector...
No desconocemos la importancia de los 10 millones de pesos que nos dieron a través de un programa del Ministerio de Agricultura de la Nación, pero sólo se los distribuyó entre cooperativas y consorcios cañeros, dejando afuera a los productores independientes. Además, sabemos que no fueron distribuidos de manera correcta. Eso nos preocupa y se lo planteamos al ministro provincial, Jorge Feijóo. Hay otros 20 millones de dólares que estarían dirigidos a productores para mejorar sus campos a través del INTA, pero esa ayuda no llega al productor común sino a grupos de cañeros constituidos. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el pasado 9 de Julio que iba a asistir al sector con 60 millones de pesos para que se compre el azúcar a los pequeños productores de hasta 15 hectáreas a 170 pesos, pero sólo fueron anuncios al parecer ya que la plata llegó a Tucumán y fue guardada en un fideicomiso que maneja la Caja Popular de Ahorros de la Provincia y nunca llegó a los productores. Si la hubieran comprado a ese precio y se fijaba un piso, se habría incrementado todo, hoy los productores no estarían en una crisis y viendo cómo inician la próxima campaña.

¿Cuánto se va a exportar este año?
La baja producción llevó a que bajara también el nivel del Sistema de Depósito de Azúcares. Es decir, el porcentaje del cupo de garantía pasó de un 33,42% a un 21,15%, lo que implica que el volumen de azúcares para la comercialización en el mercado internacional sea de un poco más de 260.000 toneladas. Esa azúcar es guardada en un depósito en garantía, que es un mecanismo que fue estipulado en la nueva ley azucarera provincial para asegurar el cumplimiento de la venta al exterior por parte de los ingenios ya que muchos no cumplían. Es que la no salida del stock correspondiente del producto, llevó en los últimos años a una sobreoferta del mercado interno. Esa situación derrumbó del precio del azúcar, hecho que terminó afectando principalmente a los cañeros. En el sector se ha estimado que una cuota de exportación entre los ingenios tucumanos y del norte de unas 402.000 toneladas en esta temporada productiva. Tucumán representará así un 65% de ese monto total, es decir, más de 260.000 toneladas. En el inicio de la zafra se había evaluado 700.000 toneladas, según la estimación en ese momento del Gobierno local.


Actividad cañera

• La actividad azucarera viene de 18 meses de grave situación producto de la caída del precio del azúcar. Tucumán perdió el año pasado 1.400 millones de pesos sobre una facturación de hace dos años de 4.800 millones. La caída del precio del azúcar se debió a la presión sobre la demanda de los excedentes que el sector privado debía haberles dado destino exportador.
• Los productores coincidieron en que el valor para cosechar, de acuerdo a la inflación actual, debería oscilar entre $220 y $250 la bolsa de 50 kilos, y remarcaron que en 2011, la bolsa de azúcar costaba $200. "Estamos lejos del precio real. Todo ayuda para mejorar, sobre todo después de las pérdidas de hasta 50% a causa del frío y de la quema de cañaverales. Sería bueno que los actores de la actividad lleguemos a acuerdos que beneficien a la industria y que se cumplan", sostuvo Sergio Fara.
• Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT) ratificó en una nota elevada al gobernador, José Alperovich, el pedido para que el Poder Ejecutivo declare el estado de Emergencia Agropecuaria y Cañera. En el texto, Sergio Fara planteó que el Gobierno nacional promueva la creación de una comisión "para trabajar sobre el funcionamiento de un fondo anticrisis permanente". UCIT le había enviado una nota similar al ministro de Producción, Jorge Feijóo, según el pedido realizado al gobernador.

Revista PRODUCCION: La naturaleza puso el orden que necesitaba el sector azucarero
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 34, 35 y 36 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2014.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2020 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman