Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     

 Algodón
Regresar al Sumario Enero / Febrero 2015

Consejos para cortar con el ciclo del picudo del algodonero

Revista PRODUCCION: Consejos para cortar con el ciclo del picudo del algodonero
 
La Subsecretaría de Agricultura presentó una serie de recomendaciones sanitarias para la presente campaña de algodón 2014/15, orientadas al manejo del picudo del algodonero, una de las plagas de mayor incidencia en este cultivo. En las provincias algodoneras argentinas, el picudo del algodonero es un problema que preocupa a los productores.
El control eficiente de esta plaga se reflejará en algodón de más calidad, con más rendimientos por hectárea y una notable reducción en los costos de producción. Por esta razón, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, a través del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y el INTA han definido una serie de recomendaciones técnicas destinadas a reducir el impacto de esta plaga.
En estos días, y con la siembra de algodón avanzada en todas las provincias algodoneras argentinas, algunas de las recomendaciones de los técnicos pasan por las buenas prácticas de manejo durante la implantación.
A modo de recordatorio, en la etapa previa a la implantación los productores deben asegurarse que no queden plantas de la campaña anterior. Para ello, luego de la cosecha, es obligatorio destruir los rastrojos, de acuerdo a lo establecido por la Res. Senasa N° 74/10. Posteriormente se debe revisar los lotes en busca de rebrotes, que podrían servir como refugio del picudo y se debe dejar el lote libre de algodón por un periodo mínimo de 90 días antes de la siembra y la misma no se debe realizar en banquinas (DVN, Res. 2018/08).
Como sucede en la mayoría de los casos para evitar la incidencia de enfermedades y plagas, es aconsejable efectuar rotación de cultivos, práctica de manejo que permite disminuir la incidencia del picudo y otras plagas. En el norte argentino, por ejemplo, una secuencia eficiente para este fin podría ser algodón/maíz o sorgo/soja/algodón.
Entre otros puntos, se deben tener muy en cuenta los siguientes aspectos: al momento de elegir semillas, es importante utilizar variedades de algodón de ciclo corto, adaptadas a cada zona y de buena pureza varietal, para evitar en el lote plantas con diferentes grados de desarrollo.
Alrededor de la superficie a sembrar, las trampas con feromonas se deben colocar hasta 60 días antes de la siembra. Las mismas indicarán los sectores en donde los picudos se refugiaron durante el invierno, y desde donde seguramente comenzarán su ataque posterior. Luego de la implantación, y en caso de ser necesario, se deben realizar aplicaciones de insecticidas en los bordes de los lotes, para retrasar el ingreso de la plaga.
Las trampas de feromona deben ubicarse en lugares soleados y abiertos, con una separación de 100 metros entre ellas. Las mismas se pueden retirar después de iniciada la floración, dejando de una a dos por lotes. En caso de producirse capturas en esas trampas, habrá que efectuar aplicaciones en el perímetro de lote, en donde es recomendable el uso de máquinas turbosoplantes. Es importante realizar las aplicaciones siguiendo las recomendaciones y bajo supervisión de profesionales habilitados.
Durante el ciclo de cultivo, el manejo de esta plaga debe contemplar el monitoreo continuo del cultivo y el uso de trampas de feromona. Cuando el algodón comienza su etapa reproductiva, las trampas pierden su nivel de eficiencia. En esta instancia, se deben revisar los botones florares, al menos 100 por lote menor a 10 hectáreas en cinco puntos de muestreo. Estos recuentos se deben efectuar dos veces por semana, sobre todo en aquellos ambientes con historial de capturas. Si se detecta un foco aislado, se debe identificar la zona con el fin de aplicar los tratamientos alrededor del foco detectado, pero si se detectan capturas en dos o más focos las aplicaciones se deberán extender a todo el lote de cultivo.
Durante el desmote y transporte de algodón, todo el movimiento del cultivo deberá estar amparado por el Documento de Tránsito de Algodón (DTA, Resoluciones Senasa 228/01 y 218/03)) y no se deberá trasladar algodón en bruto de zonas rojas hacia otras áreas. Por otra parte, se recomienda desinfectar los vehículos y maquinarias, realizar el tratamiento a los distintos subproductos, en caso de corresponder (Res. 905/09) y encarpar todo vehículo que transporte algodón.
Con respecto al manejo en desmotadoras, los técnicos explicaron que deben separarse zonas limpias y sucias, los depósitos de semilla y fibra, además de desinfectar vehículos y maquinaria que egresen de la desmotadora.
Además de estas pautas de manejo, el trabajo en red es fundamental. En este punto, los agricultores deben apuntar a coordinar sus actividades y compartir sus conocimientos, en conjunto con los profesionales agrónomos, que de acuerdo a variables productivas, ambientales y climáticas evaluarán cada situación particular para brindar las mejores recomendaciones de manejo.

Fuente: Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 54 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2015.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2019 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman