Revista ProduccionRevista Produccion
     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Feb/Abr 2019


Soja

en el año de la soja temprana, se espera una campaña superior

Desde el Programa Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), el ingeniero Agrónomo Fernando Ledesma, dialogó con revista PRODUCCIÓN y dio su punto de vista sobre la campaña sojera en la provincia

A raíz de los datos analizados durante los períodos de siembra y crecimiento de la oleaginosa, reconoció que se cuenta con buenas perspectivas para la cosecha, aunque es muy factible que la campaña termine con números casi similares o levemente mejores a los obtenidos en la campaña pasada.

Ledesma ponderó que el año agrícola de los granos en Tucumán empezó bien, con buenas lluvias que permitieron implantar el cultivo en tiempo y forma y con óptimas fechas de siembra. Aseguró que las plantas crecieron y se desarrollaron con buena provisión de lluvias, y solo tuvieron algunos picos de altas temperaturas y falta de agua, por lo que la situación hoy es bastante buena.
Asimismo señaló que debido a las buenas condiciones ambientales desde el principio, los productores pudieron diversificar sus siembras con distintos grupos y diferentes fechas, pudiendo de alguna manera cumplir la estrategia de tener sus plantaciones escalonadas y que se pueda diversificar el riesgo ante alguna eventualidad climática que se pudiera producir.


¿Cómo se encuentra hoy el cultivo de soja en Tucumán y cuáles son las expectativas de cosecha?


En la actualidad (principios del mes de marzo), los lotes implantados con soja en Tucumán y zonas de influencia, presentan un adecuado desarrollo, con buenas perspectivas para la cosecha. En general, las lluvias acompañaron las primeras etapas del desarrollo, permitiendo que se forme una buena estructura. Los lotes están en etapas reproductivas, siendo este momento de gran demanda ambiental para la oleaginosa (fundamentalmente por sus requerimientos hídricos). Se necesita el aporte de lluvias en toda la región para asegurar buenos rendimientos. Por tal motivo, es fundamental que se registren precipitaciones que recarguen nuevamente el perfil de suelo y contribuyan a que las plantas atraviesen el momento más crítico con buena humedad.


¿En qué se diferencia la actual campaña con la anterior?


Fundamentalmente en las siembras tempranas, debido a las precipitaciones anticipadas, que permitieron recargar el perfil de suelo y favorecer la implantación del cultivo desde mediados del mes de noviembre y en fechas óptimas durante diciembre (en la mayoría de los ambientes). También es un año con una menor presión de plagas y enfermedades, hasta el momento; y si bien recientemente se detectó Roya en las localidades de Las Lajitas y Mollinedo (provincia de Salta), su progreso es muy lento.


La soja en Tucumán viene bien, pero no hay que descuidarse con plagas y enfermedades. Las lluvias ayudaron a un buen desarrollo del cultivo. El cultivo en general está bueno y las expectativas de cosecha, si el clima acompaña son muy buenas, calculamos que la producción podría ser superior a las medias que se vinieron registrando en la provincia.
En la presente campaña ¿hubo mayor rotación con gramínea, como maíz o sorgo?
Si bien todavía no se disponen de datos oficiales sobre la superficie de los cultivos estivales, se observa una mayor cantidad de lotes con gramíneas, fundamentalmente maíz. Situación que beneficia a los campos, por los aportes que realizan las gramíneas a la estabilidad del sistema productivo de granos.
El año pasado se habló mucho sobre el hecho de que hacer soja se estaba volviendo inviable (por sus costos) en Tucumán.


¿Esto cambió?. ¿Hay más hectáreas destinadas a la oleaginosa?


Los costos de producción de soja en la región del NOA, en general siempre fueron mayores que en la zona núcleo. No solamente por disponer de ambientes con menores potenciales (por la frecuencia de estreses ambientales principalmente) y mayores dificultades sanitarias, sino también por los elevados precios de fletes y la mayor cantidad de insumos necesarios, que con bastante frecuencia tornan casi inviables la producción. Solo por enumerar algunos factores, y sin mencionar la falta de políticas diferenciales para la producción en nuestros ambientes. Esta combinación de elementos, sin duda influyen en que el área haya disminuido desde los últimos años. Aun sin cifras precisas, se piensa que habría menos lotes con soja.


Lo cierto es que la superficie sembrada con soja en Tucumán viene retrocediendo de manera significativa, al principio, y luego en menor medida. Según datos técnicos, en 2016/17 el área sembrada con soja fue de 203.430 hectáreas, levemente superior al ciclo anterior, pero un 30% por debajo del pico de las 293.220 hectáreas sembradas en 2008/09. Así lo reveló un informe de la Sección Economía de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, desde donde se apuntó que estos números del área implantada son un indicador de la pérdida de rentabilidad del cultivo con respecto a otras actividades.
La superficie total implantada con el cultivo de soja en Tucumán durante la campaña 2017-2018 fue de 199.377 hectáreas, siendo el departamento con mayor superficie del cultivo Burruyacú con 74.008 ha, ocupando el 37% del total provincial. Le siguieron Cruz Alta con 32.525 hectáreas y Leales con 31.599 hectáreas, rondando cada una el 16% de la superficie de la provincia. La Cocha, contó con 29.407 ha (15%), en tanto Graneros con 22.603 hectáreas (11%). Luego se ubicaron Simoca con 3.973 has, J. B. Alberdi con 1.963 has, Lules con 1.388 has, Famaillá con 1.063 has, Chicligasta con 375 has, Rio Chico con 304 has y Monteros con 169 has.
Por otro lado, a las cuestiones meramente económicas se suman las climáticas. Así, las extremas sequías de las campañas 2011/12 - 2012/13 seguidas por un año 2013/14 climáticamente poco favorable también llevaron a una disminución el área implantada. El clima adverso, más la caída del precio internacional de los granos, fueron determinantes en la caída de la rentabilidad y del área sembrada con soja en la provincia. También contribuyeron a la disminución del área sojera, el avance del cultivo de caña de azúcar y en las últimas campañas la mayor superficie con maíz.
Informe sobre rindes
La EEAOC elaboró el año pasado un informe que dio cuenta sobre la caída de los rindes sojeros en la provincia y acusó como motivo principal al continuo monocultivo de soja resistente al glifosato (RG) que comenzó a fines de los 90 y que se extendió durante dos décadas.
"Hubo varias consecuencias derivadas del monocultivo de soja como la aparición de plagas de difícil control y también de resistencias de éstas a los productos químicos. La situación llevó a un aumento en el costo de manejo del cultivo de soja por la necesidad de recurrir a la aplicación de más productos o bien de productos más específicos en general más caros. En un primer momento fueron las enfermedades, luego los insectos y más recientemente las malezas.
Hay que agregar que durante buena parte del período las retenciones aplicadas a los granos volvieron económicamente inviable la necesaria rotación con maíz, lo que hubiera mitigado este incremento de plagas.
Por otro lado, las extremas sequías de las campañas 2011/12 - 2012/13 seguidas por un año 2013/14 climáticamente poco favorable y la caída del precio internacional de los granos, fueron determinantes en la caída de la rentabilidad y del área sembrada con soja en la provincia. También hizo su aporte a esta disminución el avance del cultivo de caña de azúcar en el área con granos y, en las últimas campañas la mayor superficie con maíz.
Maíz
En Tucumán este año también hubo una mayor apuesta de los productores en las rotaciones con el cultivo de maíz lo que es muy importante ya que a la vez ayuda a mejorar el sistema productivo. Si bien no se cuentan con información oficial, se estima que hubo una mayor siembra de maíz con respeto a las campañas pasadas, aun cuando las condiciones de producción y comercialización son adversas para los productores de la región.
La importancia de rotar con gramíneas y los beneficios que trae al sistema productivo de granos es invaluable en un contexto de país donde muchos apuestas por el monocultivo de soja.
En la campaña 2017/18 la superficie sembrada con maíz en Tucumán, fue superior a la del ciclo anterior y este año se estima que se sembró un poco más. De acuerdo con los datos de la Sección Economía de la EEAOC, el rinde promedio para la provincia fue de 6,8 t/ha en 2018. Este rendimiento y la superficie sembrada determinaron una producción del orden de las 514.000 toneladas. La superficie sembrada con maíz en Tucumán tuvo un incremento importante con respecto a 2016/17, pasando de las 65.230 hectáreas a 75.620 hectáreas en 2017/18.

Revista PRODUCCION: en el año de la soja temprana, se espera una campaña superior
 
Revista PRODUCCION: en el año de la soja temprana, se espera una campaña superior
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 16, 17 y 18 de la edición en papel de la revista de Febrero / Abril 2019.
Haga click aqu para verla en Versin Flash®







©1995-2019 Revista Producción. Repblica Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman