Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Jul (2015)/Ago 2015


Agricultura

a fuerza de rendimiento, la soja resiste otro año más en tucumán

Finalizó la cosecha del grano en la provincia con un rendimiento que superó los 2.700 kilogramos por hectárea, un promedio que al menos aplacó los ánimos caldeados de los productores, agobiados por la elevada presión impositiva y la caída del precio del commoditie a nivel mundial.

Revista PRODUCCION: a fuerza de rendimiento,  la soja resiste otro año  más en tucumán
 
Revista PRODUCCION: a fuerza de rendimiento,  la soja resiste otro año  más en tucumán
 
Este año los que perdieron fueron los que alquilaron campos, mientras que los que hicieron soja en terreno propio, analizan el contexto general de la economía local que se viene tras octubre y si tendrán dinero -o acceso al crédito-, para encarar un vez más esta aventura de producir soja en el NOA.
Terminada la campaña sojera en la región, los productores del sector no están para nada conformes con lo logrado al punto de que estiman que, de continuar las actuales circunstancias políticas que rodean a la actividad, analizarán primero la conveniencia de hacer este tipo de cultivo o destinar el campo para otra producción. Al respecto, el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), José Ignacio Lobo Viaña, afirmó que debido a la política agropecuaria que lleva adelante el Gobierno Nacional es "inviable" cualquier actividad lejana a los puertos. "Ya salieron de carrera el maíz y el trigo, y también lo van a hacer los productores con la soja, a raíz del dólar y las retenciones actuales", añadió.
Desde la SRT esperan una solución "macro" o un milagro para seguir haciendo soja, o sea, a través de la baja de las retenciones o de una suba del tipo del cambio. A todo esto, hay que sumar el costo del transporte (fletes) como otra dificultad de los productores e la región.
"La situación del sojero es muy difícil en Tucumán, es un año donde la mayoría de los productores ha tenido un buen año, con buenos rendimientos y producciones, pero desde el punto de vista económico, resultó ser muy malo, ya que, a pesar de la buena producción que se logró alzar, la plata no les alcanza porque hoy tienen que pagar la deuda que han adquirido para producir en esta campaña. Entonces no saben cómo van a hacer para encarar la campaña venidera", explicó.
Ante la consulta sobre los principales factores del endeudamiento de los productores de granos gruesos, Lobo Viaña enumeró fundamentalmente a los relacionados con la macro economía del país. "Para nosotros la retenciones a las exportaciones ya son muy insoportables; la actividad no puede tener la presión impositiva que hoy ostenta; también hay un atraso cambiario muy fuerte que hace que nos saque competitividad. A nosotros nos afecta mucho el incremento del costo que tenemos en dólares para producir. Porque en el campo los insumos, semillas, todo se paga en dólares y luego nosotros vendemos en pesos. Es ilógico, un despropósito", remarcó.
Asimismo, dijo que además de los costos de producción y cosecha también se incrementaron los fletes lo que hace que el sector tenga una rentabilidad nula.
Al ser consultado si se tornó difícil hacer soja en el NOA desde que se implementaron las retenciones, Lobo Viaña explicó: "Hacer soja en el norte argentino es más complicado que en otros lugares del país porque en el noroeste argentino tenemos una inseguridad climática que no tienen en la zona núcleo. Además está el tema de la distancia al puerto, que hace que se encarezca la producción. Pero eso no quiere decir que la soja en el norte no pueda ser una actividad rentable y viable. Lo puede ser y el Norte del país ha demostrado que es un buen productor de granos gruesos, pero se le debe dar al sojero las condiciones para que la actividad sea sostenida en el tiempo. Además, debemos pensar que tenemos una gran cantidad de superficie de tierras, muchas áreas vacías que hay que buscarle una actividad productiva que genere desarrollo en la zona para el bien de los pueblos y su gente. Y la soja es ideal para eso", advirtió.
También reconoció que hoy alquilar campos para hacer soja no es un buen negocio en la región. "Mucha gente ha abandonado el negocio de la soja. Se trataba de gente de capitales que es la que viene e interviene, cuando hay un negocio rentable entre manos, y cuando no lo es, se van. Hoy en día, el que se quedó a trabajar la tierra es el productor genuino".
Sostuvo que también se dio en Tucumán que este año muchos productores de soja se volcaron a otras actividades agrícolas y en muchos casos se vieron que utilizaron áreas superponiendo soja con caña. "Hay muchas superficies que se pasaron de soja a caña de azúcar, sobre todo en aquellas zonas donde la campaña no fue buena. Tuvieron problemas con una rentabilidad totalmente negativa".
Sobre el clima, reconoció que este año en general fue bueno, salvo algunas zonas desde la localidad de Garmendia hacia el norte, en el departamento de Burruyacu donde la compilación se complicó con la sequía y los productores de la zona no lograron buenos rendimientos.
El promedio de rendimiento por hectárea de soja cosechada en la provincia rondó este año los 2.700 kilos por hectárea, cantidad a la que calificaron como buena pero insistieron que a pesar de todo, los números no les cierran.
A su turno, el dirigente rural y ex titular de la SRT, Sebastián Robles Terán, aclaró que la soja ha dejado de ser productiva en Tucumán que muchos sojeros analizan cambiar de rubro.
"Para hacer soja en Tucumán y en todo el norte argentino se deben dar dos condiciones: lograr una producción por hectárea por arriba de los 3.000 kilos, que el productor sea propietario del campo. Alguien que arrienda para hacer soja, pierde plata".
"El campo tucumano en esta campaña se ha descapitalizado. Para poder seguir adelante hoy el productor tiene que salir a buscar fondos de otras actividades, o vender un tractor o tomar algún tipo de crédito para intentar subsistir en la próxima campaña".
Resaltó que la mayor o menor campaña sojera 2015-2016 va a depender del escenario que encuentre el productor tras las elecciones de octubre próximo. "Porque si seguimos con las mismas condiciones actuales de presión impositiva y tipo de cambio alto, es inviable producir en Tucumán ya sea soja, maíz o caña de azúcar. Si es que se modifican algunas de las variables, entonces nos sentaremos a ver cuál es la producción que conviene hacer", detalló.
En ese orden recordó que en este 2015 se perdieron tierras de soja porque muchos productores consideraron inviable trabajarlas. Pero aclaró que no fue un caso exclusivo de la soja sino de varios cultivos: maíz, poroto, sorgo, caña de azúcar, y algunos cultivos exóticos que se estaban llevando a cabo en la provincia. "El tema está en que el productor mira hacia adelante y no vislumbra una luz que le dé seguridad a la hora de producir. Hacen falta políticas claras, que se termine la cuestión política que afecta a la producción agrícola en el norte del país. Los productores sojeros están en desacuerdo con el modelo, puesto que son conscientes de que frente a la caída de la rentabilidad y de la competitividad, aunque apareciera un mayor volumen de granos, la mayor cosecha no alcanza a cubrir el déficit en el que entró el sector agropecuario", subrayó.
Para Robles Terán existe una fuerte presión en los costos de producción a lo que se suma la enorme caída de los precios en el mercado internacional. "Este modelo de altos costos, de altas retenciones, de alta presión impositiva es difícil de sobrellevar para el productor, más si trabaja en el Norte Argentino. Las economías regionales están seriamente afectadas y lo estamos empezando a ver en los campos de los productores más chicos".
Finalmente Robles Terán se refirió al tema del crédito en el sector agropecuario. "Es un problema serio que el productor debe enfrentar de acá a fin de año para ver si nuevamente se mete en la campaña. El sojero necesita dinero para volver a sembrar y el que estaba alquilando directamente sale del sistema productivo", finalizó.
En ese contexto, un informe del INTA Famaillá señaló que entre un 20 y un 30% de la superficie sojera del NOA quedó este año sin sembrar. "Dados los márgenes de rentabilidad actualmente tan acotados, siendo el precio una variable fijada internacionalmente y habiendo reducido los costos al mínimo posible tras tres años de sequía, se necesitó concentrar la atención en un mayor rendimiento para poder cubrir los costos en campos propios".

Revista PRODUCCION: a fuerza de rendimiento,  la soja resiste otro año  más en tucumán
 

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 12 y 13 de la edición en papel de la revista de Julio (2015) / Agosto 2015.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2020 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman