Revista ProduccionRevista Produccion
     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Jul (2018)/Ago 2018


Caña de azúcar

los cañeros y una zafra azucarera llenos de avatares

Buscan que el precio del azúcar se mantenga sin altibajos, que la exportación al mercado libre no los perjudique y que la producción de bioetanol siga creciendo. UCIT realizó un reclamo muy particular a los industriales: "Conciencia para trabajar"


La zafra azucarera se lleva adelante a buen ritmo en Tucumán y con buenas perspectivas de producción final, con sus 15 ingenios operando a full y con el sector cañero trabajando fuertemente bajo la premisa de mantener el precio del dulce producto en un valor razonable, en medio de una economía interna llena de vaivenes.
El presidente de la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT), Sergio Fara, en una entrevista con Revista PRODUCCIÓN, reconoció que si bien la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) dio a conocer que Tucumán podrían elaborar casi 1,5 millón de toneladas de azúcar -según el relevamiento de los cañaverales disponibles para la molienda- señaló que hay varios factores que se deberían conjugar para alcanzar esa cifra. Al mismo tiempo, aclaró que el tema de las exportaciones es fundamental dentro de la actividad y remarcó que debe ser encarado con seriedad para evitar que el precio del azúcar decaiga en el mercado doméstico.
"El productor cañero arrancó la zafra azucarera 2018 con muchas expectativas y esperanzados en contar con una campaña mejor que la pasada 2017 ya que se comenzó con buenos precios; sin embargo, y como en cada comienzo de zafra, el precio del azúcar bajó (de 600 hasta 530 pesos la bolsa de 50 kilos) por lo que esperamos que con el transcurrir de la molienda todo vaya acomodándose en materia de precios", indicó.
Fara explicó que para que se produzca una buena campaña el tiempo climático jugará un papel fundamental. "Si continúa la cosecha sin heladas fuertes, se podría alcanzar una buena producción final. El clima hasta aquí vino comportándose bastante bien, excepto por estas lluvias de principio de julio. Las heladas que tuvimos en junio, sólo afectaron algunas zonas y causó daño en lotes puntuales, pero en muchas otras zonas detuvo el crecimiento de la planta con lo cual comenzó a madurar y a concentrar el azúcar para su cosecha, por lo que se podría decir que ayudó a la zafra para que se cumplan los pronósticos de cosecha de la Experimental".
En cuanto al tema económico del sector cañero, el dirigente bregó para que este año no se repitan situaciones vividas anteriormente, con industriales que no entregan al productor el azúcar que le corresponde en tiempo y forma, o que no pagan a los cañeros lo que le retienen para la exportación, lo que afecta severamente sus endebles economías.
"Los precios de exportación de azúcar al mercado libre son siempre prácticamente a valores de quebranto; tanto el azúcar crudo o contrato 11, tienen precios muy bajos que rondan los 270 pesos la bolsa contra los 530 pesos del mercado interno", apuntó.
En cambio, sí reconoció que las exportaciones para atender la Cuota Americana (EEUU) y a Chile, tienen mejores valores. Pero aclaró que a esos mercados se envían 70.000 y 100.000 toneladas, respectivamente. "Hay que ver que el mercado exportador hoy no es tentador para el sector azucarero. Si bien con la Cuota Americana, o el azúcar ultra refinada se obtienen mejores precios, el productor cañero sólo participa con el azúcar blanco tipo A, que tiene un precio muy bajo. Si bien se exportar a Chile y Uruguay a un precio que no es de quebranto, tampoco es muy tentador para el cañero argentino. Nosotros participamos porque sabemos que es necesario sacar excedentes de azúcar del mercado local para tratar de sostener el precio del producto y evitar sobreofertas que afecten el mercado".
De igual manera Fara reconoció que a la par de la exportación, el sector debe esforzarse y producir también mucho alcohol para cubrir la cuota de corte para las naftas dentro del Programa Nacional de Bioetanol. "Esto es fundamental porque la producción de alcohol sustrae producción de azúcar del mercado, alrededor de 530 mil toneladas a nivel país".
"Hacer alcohol para bioetanol nos permite evitar hacer azúcar para exportación, la que tendríamos que vender a precios de quebranto en pos de limpiar el mercado local de excedentes. Acá a lo que se debe aspirar es que todas las fábricas que tienen el cupo de alcohol lo cumplan, y que todo el cupo de alcohol que está destinado al sector cañero de Tucumán quede en la provincia y no, por falencia de alguna fábrica que no llegase a cumplir con la producción, se lo traslade a otra provincia o a otro sector productivo, como el maíz. Las fábricas que puedan elaborar la mayor cantidad de alcohol lo deben hacer para compensar a otras que no lo puedan elaborar", señaló.
Vale aclarar que la bolsa de azúcar hoy se vende alrededor de los 530 pesos y el alcohol ronda esos valores. "El alcohol estuvo a un precio más bajo desde noviembre pero a partir de abril de este año se recuperó. Sería interesante si se aumenta la cuota para el corte de nafta, porque si eso sucede y las fábricas se adecúan para fabricar más alcohol, de esa manera nos ahorraríamos tener que exportar azúcar crudo al mercado mundial a precios de pérdida", señaló.
Fara sostuvo que a comienzo de año la agroindustria azucarera junto al IPAP planteó que se debían exportar a la Cuota Americana 70 mil toneladas y unas 220 mil toneladas al mercado mundial. "Hay que tomar en cuenta que el IPAP ya determino junto con los ingenios del Norte que de acuerdo a las estimaciones de producción -sin heladas ni situaciones climatológica adversas que interrumpa la zafra-, se tienen que exportar un 21,52 por ciento este año; ahora lo que nosotros pedimos es que cada mes se revise ese porcentaje, de acuerdo a la estimación real sobre lo que se pueda fabricar de azúcar hasta fin de la campaña. Así, en caso que se decida exportar menos azúcar, se le devuelva al productor lo que se le retenga de más. No queremos que vuelva a ocurrió lo del año pasado, que al fin de la zafra se determinó otro porcentaje de exportación y la diferencia nunca la reintegraron al cañero en azúcar blanco común tipo A".
El titular de UCIT precisó que hoy el mercado interno esté equilibrado en la oferta y la demanda y con un precio que si bien no es el mejor le sirve al sector. "Para sostener ese precio hace falta que las fábricas elaboren el alcohol correspondiente y utilicen la mayor cantidad de jugo en forma directa y se exporte el 21 por ciento de azúcar fijado a comienzo de año".
Al ser consultado si el valor del dólar alrededor de los 30 pesos le sirve más al sector para exportar más al mercado libre, Fara resaltó que no es tan así. "Si se toma al dólar a 30 pesos como valor y se hacen los cálculos de exportación seguramente va a dar un mejor valor para el azúcar de exportación, pero eso es mínimo para nosotros porque esa suba del dólar ha creado una gran inflación en el mercado interno y nosotros trabajamos con pesos argentinos, no con dólares. Lamentablemente acá se han conjugado distintas situación: inflación del 33 por ciento, los insumos que usa el productor cañero como herbicidas y fertilizantes se los pagan en dólares; entonces, al haber perdido valor el preso argentino, quedamos desfasado. Otro tema es el combustible, que de un año a otro pasó de costar 16 pesos a casi 31 pesos".
"Parecía que íbamos a tener una zafra sin contratiempos pero el precio del azúcar bajó de 600 a 530 y todo quedó fuera de contexto porque volvimos a retroceder. El poder adquisitivo del productor cañero ha retrocedido porque con todos estos costos, el azúcar no acompaño la inflación, al contrario, el paquete de un kilo de azúcar se mantiene hoy casi en los mismos valores que en 2017.
Por último Fara alertó de una situación preocupante que podría generar un grave conflicto dentro de la actividad azucarera. "Hoy surge una nueva preocupación dentro del sector de los cañeros ya que hay ingenios importantes que ya no quieren recibir caña semimecanizada o la caña larga, como se llama en la jerga popular. Este es un llamado de atención porque muchos cañeros que tienen obreros no van a necesitarlos más y no tienen recursos para indemnizarlos si los echan".
"Vamos a conversar con todos los ingenios para que revean la postura porque hay productores pequeños y medianos que tienen su plantilla de trabajadores que hacen el corte manual de la caña, tienen su herramientas y no pueden cambiar su manera de trabajar en medio de la zafra y en un año de crisis. Muchos cañeros no están en condiciones de contar con una máquina integral o darle a terceros que hagan el trabajo de cosecha. ¿Qué hacemos con la gente que quedará sin trabajo, con qué dinero le paga el cañero para indemnizarlos?. Es una época de mucho riesgo para que la gente se quede sin su trabajo en la provincia de Tucumán".
En tal sentido llamó a los industriales a tomar conciencia de la situación. "Señores industriales traten de trabajar a conciencia, en un momento de crisis económica e inflación no quieran evitar el ingreso de caña larga a sus fábricas porque eso perjudica en demasía al producto y al obrero".t

Revista PRODUCCION: los cañeros y una zafra  azucarera llenos de avatares
 
Revista PRODUCCION: los cañeros y una zafra  azucarera llenos de avatares
 
Revista PRODUCCION: los cañeros y una zafra  azucarera llenos de avatares
 

Por Fabián Seidán


Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 16, 17 y 18 de la edición en papel de la revista de Julio (2018) / Agosto 2018.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2018 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman