Revista ProduccionRevista Produccion
     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Mar (2017)/Abr 2017


Soja

soja en el noa: más hectáreas ¿pero con menos rindes?

La campaña sojera 2016/2017 no será tan buena como en la zona núcleo debido a condiciones climáticas adversas que afectaron al cultivo en toda su etapa de crecimiento, desde diciembre de 2016 hasta fines de febrero de 2017. Igualmente, los productores no se desesperan y esperan levantar entre 2.500 y 2,800 kilos por hectárea en promedio

La campaña de granos gruesos en la provincia de Tucumán y zona de influencia afronta desde diciembre último, situaciones ambientales adversas, donde se vivieron periodos de estrés hídrico y térmico severos, que repercutieron de manera generalizada en todos los granos y especialmente en la soja. Así las cosas, este año no pinta muy bien la campaña para el sector que si bien aumentó el área de siembra, espera cosechar muchos kilos menos por hectárea, respecto al año pasado.
De acuerdo a un informe técnico elaborado por el departamento Granos, de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, a cargo de Mario Devani, los lotes más afectados fueron aquellos donde la soja fue sembrada en fechas tempranas, con cultivares de ciclo corto. "En algunos de estos casos los daños fueron de magnitud significativa lo que afectará los rendimientos, ya que el cultivo se encuentra en periodos reproductivos, que son sus etapas más críticas", indicaron desde la Experimental.
También sufrieron el efecto ambiental lo cultivares de grupos de madurez más largo. Allí afectó principalmente su estructura, generando plantas de menor porte que no lograron cerrar el espacio entre líneas de siembra.
Asimismo, en localidades del sur de la provincia de Tucumán y en el sudeste catamarqueño, donde se hicieron siembras tardías en un importante número de hectáreas, por la falta de agua en el suelo, también se espera levantar soja de bajos rindes, porque al acotar el periodo vegetativo se desarrollan plantas con insuficiente estructura.
"Los rendimientos finales dependerán de diversos factores. En las localidades más afectadas por el déficit hídrico, sólo hay que esperar que se regularicen las lluvias, de manera que permitan mejorar el desarrollo del cultivo, especialmente en los estadios más críticos", precisaron.
En ese contexto, lo sojeros del NOA quedaron a contramano y lejos de la realidad del sector a nivel nacional donde se habla de una campaña por demás buena ya que casi el 90% del cultivo de soja de primera puede calificarse como "muy bueno a excelente".
Así lo señaló la cooperativa agrícola AFA en su último informe sobre la zona agrícola núcleo. "El perfil de suelo sigue manteniendo una excelente disponibilidad hídrica, al igual de lo que se vino observando en gran parte de la campaña".
Según los técnicos de la cooperativa, 59% de la soja de primera tiene un estado "muy bueno", un 29% "excelente", un 11% "bueno" y 1% "regular".
En cuanto a la soja de segunda, indicaron que presenta un estado general del cultivo "no tan bueno como el de primera", aunque es de destacar la notable mejoría que ha tenido durante los últimos días, incrementando las perspectivas productivas para este cultivo.
Volviendo al NOA, sería una de las pocas regiones sojera del país que aumentó la cantidad de hectáreas sembradas en esta campaña. O sea que, mientras en el resto del país hubo una merma interanual debido al incremento del área destinada a otros cultivos de verano, al abandono de lotes debido a inundaciones y sequías, tanto en Tucumán, como Salta y Santiago del Estero, el área destinada al cultivo creció apoyado en promesas económicas nacionales, fundamentalmente.
Sobre la superficie efectivamente sembrada, se estima que un 80% de la misma corresponde a siembra de primera y el área remanente son lotes de segunda concentrados en su mayoría sobre el centro de la región agrícola. A pesar de las dispares condiciones ambientales relevadas durante las últimas semanas (excesos hídricos y sequía), el 80% de la soja de primera y un 76% de la soja de segunda, mantienen una condición de cultivo favorable. Bajo este escenario la proyección de producción nacional ascendería a 53.500.000 toneladas al cierre de campaña.
El NOA es la única región donde la superficie cultivada con soja creció respecto al año anterior. Tomando las 800.000 de la campaña 2015/16 y la actual, se trata de un 17.8% de incremento, mientras en casi todo el país los datos arrojan una reducción.
En la campaña 2015/16, la superficie sembrada con soja en Tucumán tuvo un crecimiento de poca importancia ya que pasó de 200.050 hectáreas en el ciclo 2014/15 a 200.190 hectáreas. No obstante si observamos un poco hacia atrás en el tiempo, se ha registrado una disminución del 31,7% en 8 años, en parte, debido al avance del cultivo de caña de azúcar en el área con granos y también a una mejora en el nivel de rotación con maíz.
La producción de soja en la campaña 2015/16 osciló las 580.500 toneladas, un 18% más que en el ciclo anterior, tal incremento se debió a un aumento del orden del 18% del rendimiento promedio, que alcanzó las 2,9 t/ha. En tanto, para este año, se espera alcanzar un rendimiento promedio de 2,5 a 2,8 toneladas por hectárea, según cálculos de los productores.
En ese panorama productivo, los sojeros se "desayunaron" con una ingrata sorpresa que los hizo poner de nuevo los pies sobre la tierra. El Gobierno Nacional, que había prometido durante todo 2016 que este año iban a devolver al sector el 5 por ciento del reintegro de las retenciones, finalmente no será así y deberán conformarse con un 2,5 por ciento, porcentaje que no alcanza siquiera a cubrir las gastos de fletes hacia el puerto.
Desde la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (APRONOR), criticaron la "baja" en la devolución de las retenciones a la soja, ya que no será total para todos los productores del Plan Belgrano.
Gonzalo Blasco, dijo sobre la medida que tiene un alcance mínimo y desparejo. "Todo porque hay productores que producen hasta 2 mil toneladas que van a recibir este reintegro y los que están por arriba de las 2 mil toneladas también lo recibirán pero cada vez le va a representar menos en su volumen de venta y en su estructura de costo", señaló.
Aclaró que en la zona Norte del país los productores sojeros tenemos dos situaciones: el NOA que está en muchas zonas con sequía y el NEA, que tiene muchas zonas inundadas. Por esta situación hay muchos sojeros que van a cosechar con bajos rindes, y por eso se esperaba esta compensación para recuperar aunque sea el costo del flete.
Por ejemplo, comentó que un productor para producir una hectáreas de soja o de maíz necesitamos 20 litros de gasoil y en el costo de comercialización está además el flete que para poner una tonelada de soja en el puertos de Rosario, significan valores de 70 dólares por camión (un poco menos por ferrocarril), siendo que el 20 por ciento de esa carga va por tren al puerto.
Estos datos son para un productor de Tucumán, uno del sur de Salta paga más caro, y otro del norte salteño. Hay que tener en cuenta que el flete que paga el productor se lleva hasta el 50 por ciento del Ingresos Brutos de lo que vende.
"Hoy un productor chico de mil hectáreas, es distinta al de uno de la zona núcleo del país. Aquí se producen 3.000 kilos de soja por hectárea en un año bueno, y en uno malo, como el que está por venir y que podría levantarse 2.500 toneladas por hectárea, eso va a compensar muy poco".
Algo está claro: hoy no se puede producir a 1.000 kilómetros del puerto con un 25% ni un 30% de retenciones. Es un gravamen confiscatorio, un impuesto distorsivo que despacito va matando a los sojeros de las economías regionales.
La Sociedad Rural de Salta también emitió un comunicado crítico, por el reintegro del 5% de las retenciones de soja para las primeras 2.000 toneladas a los productores ubicados en las provincias del Plan Belgrano. Lucas Elizalde, presidente de la entidad salteña, señaló que no se cumplió con las promesas realizadas oportunamente por funcionarios del Ministerio de Agroindustria al momento de sembrar la soja de la presente campaña.
"Se prometió que el 5% de reintegro era para el 100% de la producción, y a un mes de la cosecha se asegura que no va a ser así", precisó Elizalde, y agregó que el beneficio será sólo para las primeras 2.000 toneladas por productor sojero ubicado en Salta, Jujuy, Formosa, Santiago del Estero, Tucumán, Corrientes, Misiones, Catamarca, La Rioja y Chaco.
En tanto, la Sociedad Rural de Tucumán (SRT) que preside Ignacio Lobo Viaña, pidió que se extendieran los plazos de comercialización, por considerarlo escasos. La compensación que implica un fondo de $1.000 millones, abarcará a 2.428.121 toneladas, casi la mitad de las 5.161.888 que se cosecha en promedio en las provincias del Plan Belgrano.
Desde la Nación informaron que el presente régimen de estímulos a la producción de soja será para las ventas realizadas y documentadas desde el 1 de marzo 2017 al 31 de agosto de 2017 inclusive. Cabe señalar que la compensación será de 5 puntos porcentuales por tonelada del promedio mensual del mes en que se realice la venta, del valor FOB oficial.

Revista PRODUCCION: soja en el noa: más hectáreas ¿pero con menos rindes?
 
Revista PRODUCCION: soja en el noa: más hectáreas ¿pero con menos rindes?
 
Revista PRODUCCION: soja en el noa: más hectáreas ¿pero con menos rindes?
 
Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 24, 25 y 26 de la edición en papel de la revista de Marzo (2017) / Abril 2017.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2017 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman