Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Nov/Dic 2016


Maíz

el maíz vuelve a pisar fuerte en los campos del NOA

Tras varios años de perder terreno frente a la soja y otros cultivos, el maíz comienza a recuperar hectáreas tanto en Tucumán como en Salta, merced a buenos precios y a las políticas gubernamentales que le quitaron los gravámenes distorsivos que lo hacían prácticamente inviable en el Norte Argentino.

Los campos de Tucumán, Salta y Jujuy respiran un poco más aliviados. Y es que en la última campaña, el área destinada a la siembra de maíz aumentó respecto a las campañas anteriores debido a factores tanto climáticos como políticos y de mercado. Ahora la rotación está más afianzada porque los productores no dudan a la hora de destinar más tierra al maíz.
Así lo reconocieron tanto productores del sector como técnicos e investigadores de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) quienes a través de distintos trabajos de campo y monitoreos, alertaron en los distintos encuentros organizados, que este año en Tucumán, principalmente, hubo un fuerte incremento del área sembrada con maíz del orden de las 12.000 hectáreas, una cifra más que interesante si se tiene en cuenta que la superficie neta ocupada con maíz en la provincia de Tucumán en la campaña 2015/2016 había sido de 64.230 hectáreas.
Federico Soria, encargado del área Sensores Remotos de la EEAOC, señaló al respecto que en la siembra anterior, el área ocupada con maíz en Tucumán tuvo un incremento del orden del 6 por ciento (3.470 hectáreas) respecto a la campaña 2014/1015; mientras que en la última campaña se sumaron 12.000 hectáreas a la gramínea.
"Es halagüeño que suceda esto con el maíz porque al parecer, este año, los productores tucumanos tomaron conciencia y han comenzado a hacer más maíz en sus campos respecto a otras campañas", señaló Soria.
Asimismo, agregó que tal decisión de los hombres de campo haya sido empujada por la quita en las retenciones que tenía el grano, o en el mejor precio internacional o la mayor demanda del producto. "Sea cual fuera el motivo, lo cierto es que tal decisión desde ya favorece a la sustentabilidad del campo porque eso permitirá que se conserve mejor la tierra de siembra", indicó.
Soria subrayó que dentro de esta actividad agrícola "todos sabemos que para tener una buena sustentabilidad del suelo hace falta rotar la siembra: un año soja, otro año maíz u otra gramínea, pero aquí, en Tucumán hay campos cuyos productores nunca sembraron maíz ni otra gramínea, y sólo hicieron soja de manera consecutiva en los últimos 16 años. Y eso no está bien".
En ese sentido recordó que "está demostrado económicamente que se logran mejores rendimientos de soja cuando viene de un antecesor maíz, eso en el sector productivo todos lo saben, además, de las muchas ventajas que tiene la rotación, sin embargo, por una situación económica, muchos productores, sobre todo los arrendatarios, no se animan a hacer maíz".
Aclaró Soria que en Tucumán también hay productores que "hacen maíz por obligación y prácticamente envían al cultivo a las peores zonas de sus campos, no lo abonan ni fertilizan bien, no se hace un buen cultivo y, sin embargo, igual les rinde".
"Por suerte en Tucumán los productores este año han tomado más conciencia y han aumentado la superficie de producción de maíz respecto a años anteriores. Hay muchos campos nuevos que están ingresando al sistema de rotación soja-maíz y eso es lo óptimo para el campo y la provincia", finalizó.
Hay que ver que la superficie neta ocupada con maíz en la provincia de Tucumán en la campaña 2015/2016, fue de 64.230 y de un año a otro hubo un fuerte incremento del área destinada al cultivo sobre todo en los departamentos de Graneros, La Cocha y Cruz Alta.
Por otra parte, se debe resaltar que no sólo se incrementó el área destinada a esta gramínea sino también aumentaron los rindes por hectárea, gracias a los avances tecnológicos y la más eficiente práctica agrícola por parte de los productores.
Así, se pasó de los 4.000 ó 5.000 kilogramos que se obtenían por hectárea a llegar a casi 10.000 kilos, siendo lo más normal entre los 8.000 y 9.000 kilos según la zona.
En Tucumán, considerada tradicionalmente como una zona marginal para la producción de maíz, ha adquirido en los últimos años mayor importancia, por la aparición e introducción de variedades e híbridos de buena adaptación a condiciones subtropicales. En Tucumán, las zonas productivas más importantes se sitúan en los Departamentos de Burruyacu (58 por ciento), Leales (11 por ciento), Cruz Alta (10 por ciento), Graneros (6 por ciento) y La Cocha (7 por ciento).
Asimismo, desde la Estación Experimental reconocieron que este mejor rendimiento es producto de una serie de factores como las buenas prácticas agrícolas, buenos materiales genéticos y también por el ingreso de la biotecnología para controlar con más eficiencia a insectos que son muy limitantes del cultivo de maíz.
Daniela Pérez, jefa de la Sección Economía, indicó en un informe, que los números del maíz fueron muy buenos en campos propios pero no tanto en los campos de arriendo: Para los costos planteados y rindes esperados, el precio de indiferencia de entre 130 y 145 U$S/tonelada, y en tierra propia de entre 105 y 115 U$S/tonelada.
En ese sentido, recomendó planificar según balances del sistema, y analizar las variables productivas y las económico/financieras y sus interacciones en un período de tiempo mayor a una campaña.
Mario Devani, coordinador del Programa Granos de la Estación Experimental, hizo referencia a las medidas adoptadas por el nuevo Gobierno para el sector agropecuario, como la eliminación de las retenciones al maíz y en ese sentido dijo que ayudó mucho para que en se incremente la superficie sembrada de maíz respecto a la del año pasado.
"En la región todos sabemos que el cultivo del maíz es fundamental porque la rotación con maíz permite que el sistema sea sustentable y se evita que el monocultivo de soja termine dañando el campo", indicó Devani. El especialista también destacó el mayor rendimiento del maíz por hectárea. En tal sentido, aclaró que en Tucumán, el 50 por ciento del aumento del rinde en maíz se debe a la genética y el otro 50 por ciento, al manejo por parte de los productores.
A su turno, el presidente de CARTUC, Víctor Pereyra, también hizo foco en la campaña pasada del maíz y aclaró que las medidas nacionales lanzadas por el gobierno instaron a los productores a hacer más maíz en la región. Es que las sustanciales modificaciones registradas sobre el marco regulatorio agrícola a finales de 2015, motivaron un escenario alentador en cereales como el trigo y el maíz, por encima de la soja.
"La eliminación de las retenciones al maíz llevó a que en Tucumán más productores se animaran a hacer esta gramínea ya que de paso, favoreció a la vez sustancialmente la rotación de cultivos", indicó. "El maíz ya no tiene que soportar el peso de las retenciones y tiene liberado el mercado externo, eso motivó a muchos de los productores, sobre todo los del NOA que sufrimos los altos costos del flete y de producción, a inclinarnos un poquito más sobre el maíz".
Así como Tucumán incrementó el área con maíz, también lo hizo Salta donde se alcanzaron las 170.000 hectáreas con esta gramínea. Por lo tanto, entre Tucumán y Salta se sembraron algo así como 242.000 hectáreas contra las 230.000 que se habían implantado en el ciclo anterior.
Según datos nacionales, la cosecha argentina de maíz de uso comercial llegará al récord de 36 millones de toneladas en la campaña 2016/17. Este año el área maicera fue de 4,9 millones de hectáreas, contra las 3,85 millones de la campaña 2015/16 -cuando la cosecha fue de 30 millones de toneladas-. "En el caso del maíz en Tucumán, la tendencia es creciente en general, con un pico en 2014 de 70.000 hectáreas y este año tengo entendido que volvió a subir".
El margen bruto en la última campaña pasó de negativo a ser positivo: En febrero de 2015 era negativo en $ 1.911 por hectárea y en febrero de este año, el margen bruto es de $2.279 por hectárea. Estos datos fueron obtenidos con rindes de 5.000 kilos por hectárea (promedio de la zona) a un valor de $ 2.275 por tonelada, menos los gastos de labores de siembra, cosecha y comercialización.
Y mientras en Tucumán los rindes oscilaron los 8.000 y 10.000 kilos por hectárea, en Salta fueron de 7.000, contra los 4.500 y 5.000 que había alcanzado en la campaña anterior.
Con estos valores, los productores de la región se animan a pensar en futuro y eso significa aumentar la superficie de siembra ya que hoy por hoy es más rentable que la soja. "El maíz es el único cultivo que puede ser rentable en estos momentos en el NOA ya que ni la soja da números positivos ya que el alto costo de los fletes incide directamente en los costos de producción", reconocen los productores salteños.
Datos estadísticos del sector privado dan cuenta de que sobre un total (Zona Norte) de 21.699 has. sembradas y (Zona Sur) de 36.642 has., que produjeron 360.501 tn, el rinde promedio aritmético fue de 5.991 kg/ha, con un rinde mínimo de 1.155 kg/ha, marcando las diferencias en la región.t

Revista PRODUCCION: el maíz vuelve a pisar fuerte en los campos del NOA
 
Revista PRODUCCION: el maíz vuelve a pisar fuerte en los campos del NOA
 
Revista PRODUCCION: el maíz vuelve a pisar fuerte en los campos del NOA
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 32, 33 y 34 de la edición en papel de la revista de Noviembre / Diciembre 2016.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2017 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman