Revista ProduccionRevista Produccion
     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Sep 2017


Agricultura

poroto y garbanzo ganan protagonismo en los campos tucumanos

poroto y garbanzo ganan protagonismo en los campos tucumanos

En los últimos meses, y debido a los vaivenes del mercado local e internacional de las oleaginosas, productores de la provincia de Tucumán comenzaron a buscar nuevas alternativas a la soja, el maíz y el trigo, y en el camino encontraron la posibilidad de hacer poroto y garbanzo. Y no se equivocaron. Hoy en día estos dos productos cuentan con buenos precios, mercados y demanda sostenida.
El presidente de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT) Ignacio Lobo Viaña, reconoció que en la provincia se incrementó el área de siembra de garbanzo como así también de poroto, y adujo como motivo, el hecho de que la soja sigue siendo complicada para muchos productores porque el tema de la baja en las retenciones es limitada (apenas de 5 puntos hasta 2.000 toneladas) y por la baja de precio que hay en el mercado internacional. Además, explicó que el aumento de costo de producción de la soja hace que la rentabilidad sea menor y se necesiten obtener más cantidad de kilos por hectárea para cubrir esos costos.
"El productor tucumano siempre hace un apuesta a la soja, porque es un producto al que conoce perfectamente y también conoce los números antes de la siembra porque se cuenta con mercados muy transparentes; pero también sabe el productor que debe hacer muchos kilos para tener rentabilidad,
por eso, un número importante de productores se volcó al garbanzo y a hacer también poroto", indicó.
Víctor Pereyra, dirigente de la Sociedad Rural de Tucumán, también coincidió que este año muchos productores locales se volcaron a la siembra de poroto y del garbanzo porque se tratan de productos rentables y de menos riesgos frente a las variables económicas. "En el caso del garbanzo, muchos productores se decidieron por la legumbre frente al trigo -ambos son cultivos de invierno- debido a que el primero tiene hoy un buen precio y su riesgo es menor. Hubiese sido una mejor campaña si no hubiese sufrido las heladas de julio, pero igual, es muy bueno lo que se logró levantar este año, superando la cantidad que se venía haciendo de esta legumbre en la provincia", apuntó.
El ruralista indicó que la zona donde más se hizo garbanzo fue en el Este de Tucumán, en la zona de Burruyacu; mientras que el trigo ocupó más el norte y sur de la provincia.
En el caso del poroto, Pereyra sostuvo que los productores que destinaron tierras a la variedad de poroto negro -cultivo de verano- en lugar de la soja o el maíz fueron básicamente porque buscaron la especialidad. El poroto tiene un mercado muy bueno,
Las legumbres se convirtieron en una buena opción en la región merced a buenos precios, demanda, mercados y el menor riesgo para los productores.
Así, Tucumán tuvo este año una alta cantidad de tierras destinadas al garbanzo, sembrándose muchos lotes entre los últimos días de abril y principios de mayo hasta alcanzar las 20.000 hectáreas en la provincia.
Datos de técnicos del sector dan cuenta de que el crecimiento de esta legumbre en Tucumán fue muy importante al punto de que desde 2012 el área de siembra se ubica alrededor de las 25.000 y 28.000 hectáreas, mientras que a nivel país el área de producción total dedicada a este cultivo ronda las 130.000 hectáreas, siendo la provincia de Córdoba hoy la de mayor producción.
En los primeros meses del año se declararon 72.800 toneladas de exportaciones argentinas de garbanzo entero a granel por un valor FOB promedio ponderado de 1.097 dólares por tonelada versus los 700 dólares por tonelada que se pagaba en el primer bimestre de 2016. De las 72.800 toneladas
vendidas, 908 toneladas eran Premium con valores superiores a 1400 dólares y 15.283 toneladas (calibre superior a 9 milímetros) con precios FOB en un rango de 1200 la tonelada. Un precio interesante para los productores de la región que deben lidiar siempre con altísimos fletes.
En la Argentina, el cultivo de garbanzo comenzó como una alternativa de importancia en la rotación de cultivos y empezó a extenderse a otras regiones, llegando a Córdoba, centro y sur de Santa Fe, San Luis y el NOA. Las ventas externas de garbanzo se distribuyen entre Córdoba y Buenos Aires, que en conjunto concentran el 55,2% de las exportaciones de la leguminosa; le siguen Tucumán (14,2%) y Salta (7,6%). En cuanto a las ventas mundiales de garbanzos, Argentina ocupa el séptimo lugar, con una participación del 2,5% en el total.
La producción de garbanzo en el NOA se localiza en Tucumán y Salta. En orden de importancia, le sigue Jujuy y, en menor medida, Catamarca y Santiago del Estero. En los últimos 15 años, el garbanzo empezó a destacarse en Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe y San Luis.
En cuanto a poroto, este año más que nunca se convirtió en el producto estrella de los agricultores dado que comenzó a interesar más debido a la gran demanda por parte de mercados como Brasil que está dispuesto a hacer negocios con las provincias del NOA.
Así lo dejó ver un grupo de empresarios y funcionarios del gobierno local que participó de rondas de negocios en las ciudades brasileñas de Río de Janeiro, Belo Horizonte y Recife.
Santiago de San Román, exportador de legumbres, quien participó de dicha misión empresaria, reconoció en una nota periodística que están dadas las condiciones para que Tucumán exporte a fin de año la totalidad de la producción de la actual campaña hacia Brasil, país que es gran demandante de
porotos negro, alubia, colorado dark y colorado light, cranberry, mung y pallares.
Se calcula que en esta campaña la producción porotera de Tucumán rondaría las 25.000 hectáreas, una cantidad muy importante teniendo en cuenta que tradicionalmente se hacía entre 15.000 y 20.000 hectáreas en nuestro territorio, sobre todo de la variedad poroto negro.
Esas 25.000 hectáreas se suman a las casi 510 mil hectáreas que tiene el cultivo en todo el país, siendo Salta y Jujuy las principales productoras con más de 410.000 hectáreas en conjunto, y otras 75.000 que suman entre Córdoba, Santiago del Estero y sur de Catamarca. Con un promedio de 1.000 kilos por hectárea (hay zonas con rinde de 1.200 kilos y otras que apenas llegaron a 700 kilos) es muy probable que cierre agosto con una producción total para el país de algo más de 500.000 toneladas.
La cifra es más que promisoria para el sector que normalmente levanta por años alrededor de 400.000 toneladas.
Oscar Nicéforo Vizgarra, coordinador del Proyecto Legumbres Secas de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres y autor del "Manualtécnico del cultivo del poroto para el Noroeste Argentino" reconoce que si bien el poroto se empezó a desarrollar en nuestro suelo 1.000 años antes
de Cristo, su importancia económica comenzó con la llegada de los primeros colonos españoles quienes trajeron los primeros porotos blancos alubias y se instalaron en las zona de Rosario de la Frontera y Metán (Salta) y en Trancas (Tucumán).
"Es un cultivo tradicional del norte argentino ya que el NOA presenta las condiciones agroecológicas óptimas para su desarrollo", apuntó y agregó que en nuestra provincia se siembra alrededor de 20.000 hectáreas, fundamentalmente e poroto negro.
Vizgarra reconoció además que hacer poroto es una alternativa válida para hacer en la región, a pesar de que es un producto de escaso consumo en nuestro país, porque tiene demanda internacional.
Argentina es el principal exportador mundial de poroto blanco tipo Alubia; y cuarto exportador mundial de poroto, después de Estados Unidos, China y Canadá. La exportación de "poroto negro" se realiza fundamentalmente hacia Brasil, Venezuela, Costa Rica y México, y en poroto blanco y otros colores a
España, Francia, Brasil e Italia, entre otros destinos.
Mientras que Argentina exporta mayoritariamente dos tipos de poroto (negro y blanco), y en menor medida otros como "rojo" y "cranberry", en el mundo se comercializan más de 20 colores.
El precio actual del poroto negro procesado es de unos U$S 1.000. Estos precios también se trasladan a otros colores, como blanco y rojo, que rondan los U$S 1.200 procesados y U$S 1.600 para los cranberry. El consumo es muy bajo en Argentina: siendo uno de los mayores productores de poroto, el
70% de la población no lo consume y el 30% restante lo hace esporádicamente. Así, del total de poroto producido en el país, sólo se consume un 7 u 8%, mientras que el resto se exporta.
Según referentes del sector el precio del poroto se ubica alrededor de los U$S 500 la tonelada en el campo, que se vio favorecido por el acomodamiento del tipo de cambio.
El poroto había alcanzado en el año 2010 precios que iban desde los U$S 900 a U$S 1.000 dólares la tonelada y hoy están hablando de un poroto alubia procesado de buena calidad en U$S 600 a U$S 500, cuando había arrancado el años en U$S 750 (debido al aumento de la oferta).

Revista PRODUCCION: poroto y garbanzo ganan protagonismo en los campos tucumanos
 
Revista PRODUCCION: poroto y garbanzo ganan protagonismo en los campos tucumanos
 
Revista PRODUCCION: poroto y garbanzo ganan protagonismo en los campos tucumanos
 
Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 28, 29 y 30 de la edición en papel de la revista de Septiembre 2017.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2017 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman