Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Sep (2019)/Oct 2019


Caña de azúcar

la caña de azucar tiene un plan "B" en argentina y el mundo

Si bien en un momento el bioetanol estaba en falta, el sector realizó inversiones y se aggiornó a los tiempos que corren para atender sin dificultades las ampliaciones de cupos destinados al corte de naftas.

Revista PRODUCCION: la caña de azucar tiene un plan "B" en argentina y el mundo
 
Revista PRODUCCION: la caña de azucar tiene un plan "B" en argentina y el mundo
 
Revista PRODUCCION: la caña de azucar tiene un plan "B" en argentina y el mundo
 

Si bien en un momento el bioetanol estaba en falta, el sector realizó inversiones y se aggiornó a los tiempos que corren para atender sin dificultades las ampliaciones de cupos destinados al corte de naftas. Hoy el corte de las naftas con biocombustibles en nuestro país está en un 12%, donde seis puntos lo aporta el etanol de maíz y seis puntos el etanol de la caña de azúcar. Si el gobierno nacional elevara ese porcentaje de corte hasta el 15%, por ejemplo, se podrían hacer muchas más industrias y generar muchos más empleos en la región.


La apuesta es muy interesante y posible, más sabiendo que sería un gran aporte contra el "calentamiento global", ya que se trata de un combustible renovable y más limpio.
En total hay 54 plantas de biocombustibles en Argentina, de las cuales 19 son de bioetanol y 35 de biodiésel, distribuidas en 10 provincias: Tucumán, Salta, Jujuy, San Luis, Córdoba, Santiago del Estero, Entre Ríos, Buenos Aires, La Pampa, y Santa Fe. Hoy todas con capacidad ociosa desaprovechada y al borde de una crisis por la modificación de las fórmulas de cálculo del precio de los biocombustibles por debajo de los costos de producción más el congelamiento de precios.


Revista PRODUCCIÓN dialogó con distintos referentes del sector agroindustrial en Tucumán quienes reconocieron la importancia del sector azucarero como productor de energía y biocombustibles y no sólo de alimentos. En ese sentido, reclamaron al sector político nacional que comience a trabajar seriamente con los biocombustibles ya que no contaminan y son renovables.



Jorge Scandanliaris, Presidente de la Sociedad Argentina de Técnicos de la Caña de Azúcar (SATCA), se expresó.


Hoy se habla más de energía y combustibles que de azúcar cuando se habla de caña, ¿es el nuevo rumbo que está tomando este cultivo en Tucumán y el mundo?


Sí, la caña de azúcar es una materia prima muy eficiente por la cantidad de biomasa que genera, esa biomasa puede ser transformada en productos bioenergéticos que son los productos que están demandando el mundo. El mundo no quiere seguir con los hidrocarburos, hay claras señales de eso, quiere ir al uso de productos que sean más amigables con el medioambiente, por eso está el slogan de "cultivando energía", es una clara idea de lo que el mundo quiere en estos momentos y ya hay muchos países que están haciendo legislaciones al respecto impidiendo el uso de hidrocarburos porque por cada litro de hidrocarburo que nosotros quemamos estamos incorporando a la atmósfera una cantidad de dióxido de carbono y eso nos está produciendo ciertos problemas.


¿Los biocombustibles son el camino?


Seguro, hay que ir a los productos bioenergéticos. Si bien estos productos hoy tienen problemas de competitividad respecto a los hidrocarburos, igual hay que desarrollarlos y darle el valor adecuado, porque si yo no contamino el medioambiente eso tiene que tener un valor adicional que lo tienen que trabajar los políticos para planificar legislación adecuada a los efectos de contemplar esta situación. El desarrollo de las bioenergías, de las energías renovables, del alcohol, la producción de energía eléctrica, va a ser muy importante en los próximos años y todo eso generado a partir de la caña de azúcar. Nosotros estamos encaminados en esa línea para aprovechar todos esos beneficios del cultivo que tiene 300 años en Tucumán con una industria mejorada y con rentabilidad, que es lo que nos está faltando.
En Brasil la industria destina casi un 50 por ciento de la caña para hacer azúcar (alimento) y el otro 50% para hacer alcohol y energía eléctrica.


¿Tucumán podría seguir ese camino?


Sí se podría llegar a eso. Por supuesto que ésto no es de un día para el otro. Hacer semejante desarrollo significa empezar a trabajar hoy mismo para cosechar los frutos dentro de 5, 10 ó 15 años. Es una tarea a largo plazo. Pero hay que empezar, hoy tenemos que empezar. Las oportunidades pasan y si uno no las aprovecha en el momento que tiene que ser, en el momento preciso, después ya no son oportunidades.
En ese sentido, Daniel Ploper, Director Técnico de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC), opinó...


Desde la Estación Experimental ¿qué se está haciendo para fomentar la producción de alcohol a partir de la caña de azúcar?


La Estación Experimental tiene más de 80 trabajos de investigación que incluyen tanto la parte de campo, agrícola como industrial en pos del desarrollo y aprovechamiento de la caña de azúcar como energía y combustible. Y estamos abiertos a la discusión de nuevas tendencias e interacción de las personas que trabajan en estos desarrollos.
La actualidad mundial de la caña de azúcar que vive Tucumán.


¿es la misma que vive el mundo?


Yo creo que es la misma. El tema azúcar como alimento es un tema complicado por la baja de precio (bajó en los últimos años alrededor de un 40%) por eso, la idea es justamente hacer lo que están haciendo otros países, visualizando otros usos.


La caña de azúcar no es sólo una productora de alimentos sino fundamentalmente una productora de energía por su rica biomasa que tiene, que le permite producir alcohol y otros derivados inclusive producir electricidad a partir de la quema del bagazo y otros residuos de la cosecha. Además de muchas otras que se inscriben dentro de uno de los proyectos que tiene la EEAOC de biorefinería, o sea buscar otras alternativas que hagan que se consuman menos azúcar.


El caso de Brasil es un ejemplo...
Brasil es fundamentalmente como energía de bioetanol. Ellos tienen más posibilidades que en nuestro país ya que aquí, lamentablemente no se ha avanzado en un mayor uso del alcohol como combustible.


La Argentina tiene que avanzar hacia los combustibles verdes sobre todo teniendo la opción hoy de la caña de azúcar y la producción de bioetanol inclusive a partir del maíz, ir hacia mayores porcentajes porque van a significar una menor contaminación del medioambiente y contribuir a mitigar el cambio climático que afecta a todo el mundo.



Catalina Rocchia Ferro, Presidente de la Bioenergética La Florida, a su turno, expresó...


El Grupo empresario Los Balcanes ¿apostó fuerte a los biocombustibles en Tucumán?


Sí, dentro de la agroindustria azucarera, nosotros producimos bioetanol para vender a las petroleras y mezclar con las naftas. Los Balcanes participa fuertemente del negocio de la energía, ya sea aportando el bioetanol para el corte de las naftas y generando electricidad para la red, a partir de los subproductos de la molienda de caña (vinaza, bagazo, etc.).



Para ello realizaron una inversión importante...
La ley de biocombustibles surge para sacar excedentes del mercado de azúcar blanco durante el gobierno de Néstor Kirchner y se mantuvo con el tiempo y ahora más con el coletazo de los combustibles no fósiles o sea los renovables. O sea, todo el mundo está yendo a ese nuevo cambio de paradigma. Hoy nosotros pedimos al sector político que todas aquellas cuestiones de normativas jurídicas que se habían establecido en algún momento se respeten lo cual no está sucediendo, sobre todo con la aplicación de la fórmula polinómica con respecto al precio de los combustibles. Esa es la única manera de respetar la génesis de esa ley y sus normativas que surgieron como un medio para sacar los excedentes del mercado de azúcar. Al mismo tiempo al que ver que con los biocombustibles se puede generar valor agregado a los combustibles.


En estos momentos ¿la están pasando mal los que hacen biocombustibles de caña o maíz?


La estamos pasando mal porque estamos en una incertidumbre jurídica que no es justa ya que nosotros hemos invertido muchísimo dinero y no estamos pudiendo recuperarlo. A diferencia del maíz, por cada litro que se hace de alcohol que deriva de la caña de azúcar, se generan equis cantidad de vinazas (aproximadamente 14 litros) entonces se tiene también que hacer otra inversión de carácter social, que es muy necesaria para poder tener vinaza cero. Nosotros hoy no estamos pudiendo recuperar las inversiones realizadas. Estamos ante un problema grave.


¿Por qué en Brasil el Estado sí apoya la inversión en biocombustibles y aquí no?


Porque han entendido el punto fundamental de que muy pronto el mundo entero va a ir a las energías verdes. Brasil ha podido hacer este cambio. Nosotros tenemos 300 años de industria azucarera y Brasil tiene 50 y nos han triplicado en producción, ya sea de alcohol o de azúcar.


El lobby de las petroleras ¿influye en la política nacional contra los biocombustibles?


En realidad con las petroleras no es tanta la pelea. No creo que el lobby sea tan fuerte porque nosotros nunca tuvimos problemas con las petroleras, todo lo contrario, siempre tuvimos apoyo de ellos. Ahora bien, son más importantes que nosotros y por eso sus pedidos son más escuchados en el Senado del gobierno. En realidad nunca hubo una enemistad entre los biocombustibles y los combustibles fósiles. Además se debe entender que aquí, en Argentina, el bioetanol no viene a sustituir a las naftas, a diferencia de Brasil donde se produce alcohol hidratado y que hay motores flex. Sí creemos que se puede elevar el porcentaje del corte del combustible del 12% al 14% ó 15%. Lo nuestro es complementario y no viene a sustituir a las naftas. Cuando uno entienda ésto se van a dar cuenta que la situación de los biocombustibles es buena.
La caña de azúcar


¿dejó de ser sólo alimento?


La caña de azúcar tiene una cuestión muy interesante porque no es alimento solamente sino que también es combustible, también es energía, no sólo para el cuerpo sino también eléctrica, no sólo es papel sino también plástico, y muchos subproductos. El problema de la caña de azúcar es que su producción no tiene financiamiento porque tiene "mala prensa".


El mundo entero está en contra del azúcar como endulzante natural, lo que es una locura ya que están a favor de los edulcorantes sintéticos a pesar de que es sabido que generan distintos tipos de cáncer, por los distintos componentes químicos que tienen. La industria azucarera tiene mala prensa en el mundo, lo que motiva a que tenga poco financiamiento entonces no se la explota en los términos como se debería.

Fabían Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 16, 17 y 18 de la edición en papel de la revista de Septiembre (2019) / Octubre 2019.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2019 Revista Producción. Repblica Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman