Revista ProduccionRevista Produccion
     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

sin info


Caña de azúcar

caña para alcohol, la salida a la crisis azucarera del noa

El sector cañero de Tucumán atraviesa una de sus peores crisis al punto tal de que muchos comparan la situación actual con la vivida en los años 60 cuando muchos ingenios cerraron en la provincia y una gran cantidad de productores desaparecieron o se reconvirtieron hacia otra actividad. Esta vez no es el gobierno de "Facto" el que tiene a mal traer a los productores, muchos de ellos pequeños minifundistas, sino el "factor" precio que no cierra de ninguna manera debido a una baja del valor del producto en el mercado internacional y a los altos costos de producción y cosecha, en un mercado interno carcomido por una elevada inflación y fuerte carga impositiva.
Un panorama oscuro desde donde se lo mire en un año donde el clima fue benevolente para poder llegar a una producción estimada de 1.700.000 toneladas de azúcar, pero que al final será mucho menor a esa cifra.
Así las cosas, desde el sector cañero-productivo se reclaman cambios urgentes en la política agropecuaria nacional para la actividad regional estacionaria desarrollada especialmente en el Noroeste Argentino. Y como la situación de respuestas demora tanto desde el Gobierno Provincial como desde la Nación, muchos cañeros avisaron que podrían dejar para el año próximo la actual cosecha. Muchos dejarían sus lotes sin cosechar, esperando mejores rindes y precios. Es que este año cuenta con una gran disponibilidad de materia prima en los campos cañeros y como la zafra comenzó de forma tardía se produjo un retraso significativo en la campaña por lo que se podría extender la molienda hasta fines de noviembre si es que las condiciones climáticas lo permiten o bien dejar la caña en pie para cosecharla en la zafra 2016. O sea que, en lugar de cosechar caña de aproximadamente 12 meses, muchos productores se plantearon no cosecharla este año y dejarla en pie para que siga creciendo hasta el invierno del año que viene, aprovechando las condiciones de falta de frío este año. El precio de la bolsa de 50 kilos oscila los 200 pesos, un precio que impide a la mayoría de los cañeros chicos levantar la caña de sus campos. "No lo hacemos porque queremos, sino porque no dan los números y no tenemos el financiamiento necesario", reconoció el presidente de Unión Cañeros Independientes de Tucumán, Sergio Fara.
Pero, esa es una solución parcial para un sector que ve cómo se destruye su actividad cuando cuenta con excelentes rindes y condiciones climáticas óptimas para trabajar, más teniendo en cuenta que la caña puede ser destinada tanto a la producción de alimento (azúcar), generación de energía y combustible.
Justamente, los factores que componen la agroindustria azucarera hacen fuerza para que desde el Gobierno, viendo la situación de caída de precio de la bolsa de azúcar y la gran cantidad de excedentes en el mercado interno, se busque la manera de incentivar una mayor producción de alcohol para cortar naftas, generando las condiciones para un mayor desarrollo de los biocombustibles en el país. Así las cosas, cañeros y azucareros esperan que se haga realidad el aumento del porcentaje de mezcla del programa Bioetanol, pasando del actual 10 por ciento al 12 por ciento de uso de alcohol obligatorio en las naftas.
Justamente, así lo reconocen los técnicos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres que, a través de dos importantes referentes, concluyó que una salida eficaz al problema sería aumentar el porcentaje de alcohol destinado a cortar naftas mientras se apuntala nuevamente en la provincia de Tucumán y en la región la posibilidad de poner en marcha un plan similar al "Alconafta" que tuvo sus primeras experiencias en la década del 80 en el país.
El director Técnico de la EEAOC, Daniel Ploper, precisó que desde la institución que dirige ven con buen tino el pedido de los sectores productivos y del gobierno local de tratar de incrementar el corte de nafta con etanol. "Lo que estamos usando ahora en el país es alconafta, sin duda, lo que pasa es que la proporción es de un 10 por ciento y creo que ese porcentaje debería aumentar a un 12 por ciento o más. Esa es una salida válida para la crisis que está viviendo el sector azucarero, pero hasta aquí no hay ninguna decisión adoptada al respeto", apuntó.
Agregó que sería necesario y muy importante que se estudie la posibilidad de adoptar en el país motores "Flex" en los automóviles que se fabrican y comercializan en el norte argentino, por lo menos, como ocurre en Brasil. "Porque ese tipo de motor tiene un dispositivo especial que permite que el automóvil funcione con cualquier tipo de mezcla de combustible, ya sea con 100 por ciento de alcohol a cero por ciento, incluso, con alcohol que no sea anhidro. Esto permitiría que se reemplace más nafta por el bioetanol y el sector azucarero podría destinar más caña para hacer alcohol en vez de azúcar. Es más, con los autos con motores Flex los automovilistas podrían ir al surtidor o estación de servicios y poner distintas graduaciones de alcohol con la mezcla de la nafta".
Asimismo, explicó que hoy por hoy la producción cañera es excelente ya que se está a las puertas de una gran producción con buenos rendimientos, a pesar de los días de paro y protesta que vivió el sector en agosto.
Sobre el Plan Alconafta, especificó que es bueno ya que significa incrementar el corte de combustible con alcohol. "Hoy se puede incrementar del 10 al 12 por ciento y si se quiere y hay voluntad política, se podría llegar hasta el 15 por ciento, pero eso requiere acuerdos con las petroleras y las automotrices. El gobierno tiene que tener una posición activa para requerir el amento en el corte, así se podrá destinar más cañaveral para producir alcolol. Tucumán está en condiciones para cumplir con la cuota y si salen los motores Flex, mucho mejor, porque no haría falta deshidratar el alcohol para que funcione el auto con este tipo de combustible", subrayó.
En esa dirección, Gerónimo Cárdenas, coordinador del programa de Bioenergía de la Estación Experimental, propuso que se comiencen a utilizar automóviles que funcionen a bioetanol como un remedio para afrontar la crisis de la agroindustria azucarera.
Así, la EEAOC impulsa un proyecto para producir más alcohol y contrarrestar la sobreoferta de azúcar en el mercado interno. La iniciativa tiende a crear un mercado de vehículos con motores flexibles (Flex), que funcionan con naftas y alcohol, en Tucumán y en el resto de las provincias cañeras, similar a lo que ocurre con el parque automotor brasileño. "Una solución es encontrar nuevas aplicaciones para frenar el excedente de azúcar y lo que hay a la vista es producir más volumen de alcohol para usar como combustible, aunque para ello es necesario elevar el porcentaje de alcohol en las mezclas con las naftas. Esto demanda decisiones a nivel nacional que aun no se han concretado". Precisó el ingeniero químico que presentó ante la Secretaría de Energía nacional el proyecto de tecnología flex para desarrollar en el país, del mismo tipo utilizado en Brasil. "Son automóviles y utilitarios equipados con motores nafteros que, con un procedimiento computarizado, pueden operar con las naftas, bioetanol y naftas y alcohol de 96° indistintamente. Son motores que admiten la mezcla de estos líquidos en el tanque, ya que el sistema computarizado toma información del combustible o de las mezclas que ingresan al motor y regula el funcionamiento del mismo, en función de las características de la alimentación que se inyecta", aclaró.
Otro dato interesante que aportó es que hoy el 85% de los autos que se venden en Brasil son vehículos Flex que, por otra son autos que se producen en Argentina y que se exportan al país vecino. "Sólo tres provincias del norte argentino: Tucumán, Salta y Jujuy, consumen en conjunto más de 400 millones de litros de naftas por año, por lo que se constituirían en un mercado muy interesante para la tecnología Flex", acotó.
El jefe de la sección Caña de Azúcar de la EEAOC, Jorge Scandaliaris también coincidió en la necesidad de desarrollar combustibles alternativos y aclaró que la región NOA tiene un potencial enorme en la materia. El experto comentó que la EEAOC realiza estudios sobre caña, sobre sorgo y sobre otras alternativas interesantes, como el biodiesel, a partir de la soja. Sin embargo, aclaró que para que se lleve adelante es fundamental la decisión del Gobierno de apoyar este tipo de alternativas. "Alguien de la Nación y de la Provincia tendrá que decidir si le interesa políticamente el desarrollo de esta actividad", deslizó el especialista.
"En Argentina sería totalmente factible el lanzamiento de un nuevo Plan Alconafta, siempre y cuando todos los sectores interesados económicamente lleguen a un acuerdo para realizar un proyecto conjunto".


Datos al margen


La zafra azucarera este año se caracterizó por elevados costos de labores, (cosecha, fletes, etapa industrial), falta de financiamiento, como consecuencia del arrastre de déficit generado en años anteriores; buenos rendimientos de caña y en calidad, de los productores en general, que hacen prever altos volúmenes de producción de azúcar, pero con rentabilidad negativa para el sector.
Un informe de la Estación Experimental prevé 1,77 millón de toneladas de azúcares "equivalentes", un 18% superior a 2014. La campaña de este año será mayor a las de los últimos años, en medio de la crisis del sector desde el punto de vista financiero.
De acuerdo al relevamiento, la superficie cosechable de caña de azúcar en Tucumán alcanzó las 271.370 hectáreas, un incremento de alrededor de un 2,3% respecto del área registrada el año pasado.
El bioetanol se produce sobre la base de caña de azúcar, maíz y otros cultivos. Este combustible, que también es conocido como alconafta, contaría con el apoyo de la presidenta Cristina Kirchner.
El Plan Alconafta Argentina nació en 1978 y su producción masiva comenzó tres años más tarde. A comienzos de los años 80, la Alconafta se comercializó en 12 provincias, con un corte del 15%. Tuvo una rápida expansión, impulsada por una exención del impuesto al combustible (el gravamen recaía solo sobre el 85% de la nafta). Pero cayó en desuso poco después, debido al costo fiscal que generaba.
El proyecto ahora cuenta también con la aprobación de ADEFA, la asociación que agrupa a los fabricantes de autos: la entidad aseguró que todos los vehículos vendidos en el país ya están en condiciones de recibir bioetanol al 10% o más.

Revista PRODUCCION: caña para alcohol,  la salida a la crisis  azucarera del noa
 
Revista PRODUCCION: caña para alcohol,  la salida a la crisis  azucarera del noa
 
Fabián Seidán

Esta nota fue publicada en las páginas Nº 12 y 13 de la edición en papel de la revista de sin info .







©1995-2019 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman