Revista ProduccionRevista Produccion

   inicio      última versión digital       ediciones anteriores     mercado de granos       el tiempo       contáctese con la editorial       guía de proveedores 
Regresar al sumario

May (2023)/Jun 2023


Caña de azúcar

Los precios son aceptables, lo que nos permite invertir en capital de trabajo y renovar los cañaverales, pero debemos trabajar con responsabilidad y respetar los acuerdos comerciales.

El productor cañero Marcelo Fernández traza su panorama agrícola entre la sequía del verano que agobió al campo y las buenas condiciones actuales. Habrá un 20% menos de caña, y por lo momento no se pueden estimar rendimientos promedios de sacarosa.

Revista PRODUCCION: Los precios son aceptables, lo que nos permite invertir en capital de trabajo y renovar los cañaverales, pero debemos trabajar con responsabilidad y respetar los acuerdos comerciales.
 
Revista PRODUCCION: Los precios son aceptables, lo que nos permite invertir en capital de trabajo y renovar los cañaverales, pero debemos trabajar con responsabilidad y respetar los acuerdos comerciales.
 

Algunos trapiches comenzaron a trabajar en algunos ingenios, mientras otros continúan con las tareas de alistamiento de las plantas fabriles para lanzar con fuerza la zafra azucarera 2023.
Las condiciones de los cañaverales no son las óptimas en muchos de los casos, porque entre la sequía de la primavera 2022 y la falta de precipitaciones en los campos durante reciente verano 2023, conforman un panorama muy indefinido en cuanto a los rendimientos fabriles que podrían esperarse. Las últimas lluvias ayudaron al crecimiento de los cañaverales, pero el grado de maduración será muy desparejo entre un campo y otro, e incluso entre lotes de una misma finca.
Particularmente, los especialistas hablan de que habrá una en la disponibilidad de materia prima y que esto ayudaría a que el mercado se mantenga ordenado, por lo que los precios tendrían valores atractivos para los productores y comercializadores.
Revista Producción dialogó con el productor cañero Marcelo Fernández, presidente de Cañeros Unidos del Este (CUE) y director del IPAAT (Instituto de Promoción del Azúcar y Alcohol de Tucumán), quien analizó el contexto productivo y el impacto climático, y las proyecciones del mercado local e internacional.
¿Qué estado presentan hoy los cañaverales?
Estamos recorriendo los campos, mientras esperamos los datos oficiales de los organismos de investigación agrícola que hay en Tucumán (la EEAOC y el INTA Famaillá) sobre el estado de las plantaciones con caña. En general, en Tucumán tenemos una producción de entre 14,5 y 15 millones de toneladas de caña, para esta zafra 2023 estimo que habrá entre 12,5 y 13 millones de toneladas, lo que significa que habría, aproximadamente, un 20% menos de caña disponible para moler.
Entre el verano seco y este otoño aflojó un poco el problema por la falta de lluvias; estimo que hoy estamos 1 punto porcentual menos que a igual fecha de la zafra 2022. En estos momentos las plantas están tratando de crecer, y no tanto de hacer azúcar; por eso son las difíciles las estimaciones de rendimiento posible.
Pero la naturaleza siempre nos da revancha, porque ahora los precios están espectaculares. La verdad es que los precios del azúcar están acompañando la inflación, a pesar de que aumentaron los costos de los repuestos y a pesar de que siguen aumentando los precios de los combustibles.
Reitero: los precios son bastante aceptables, lo que nos permite planificar en nuestras fincas: invirtiendo en capital de trabajo (/maquinarias) y renovando nuestros cañaverales.
¿Con precios buenos está todo dicho?
De ninguna manera. Pero debemos prepararnos.
Los agricultores de Tucumán y el NOA saben que, por ejemplo, el citrus no anda bien. Se estima que unas 10.000 hectáreas de limones se pasaron a caña de azúcar, que es indicativo de que algo no anda bien.
Volviendo a la caña de azúcar: cambió de La Niña a El Niño (La Niña es un fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural-global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS, El Niño-Southern Oscillation, ENSO por su acrónimo en inglés). Este ciclo global tiene dos extremos: una fase cálida conocida como El Niño y una fase fría, precisamente conocida como La Niña). Además, se liberaron variedades de caña resistente a sequía. Por lo tanto, estimo que vamos a tener buen clima, con importantes márgenes de excedentes.
A nivel mundial, puedo comentar que, por ejemplo, India destina 5 millones de toneladas de azúcar para producir bioetanol -representa 2 producciones de azúcar de Argentina-, siendo el 2° productor mundial de azúcar. Quieren llegar a 15 o 20 millones de tn para pasarlas a alcohol.
Entonces, si los mercados internacionales están abastecidos en baja, tendremos buenos precios. Pero para ello debemos estar preparados, trabajando todos juntos en el sector con alto profesionalismo.
Entonces, ¿qué podemos esperar para este 2023?
Habrá azúcar suficiente para cubrir la demanda internacional y la nacional, siempre y cuando, repito, nos mantengamos ordenamos y respetando los acuerdos comerciales.
Por eso me aventuro a decir que tendremos una zafra 2024 con buenas perspectivas.
Hoy, además, ya contamos con la decisión de la Secretaría de Energía de la Nación -dependiente del Ministerio de Economía- resolvió que, a partir del 1 de noviembre de este año, el precio del bioetanol a base de maíz y de caña de azúcar se fijará a través de una fórmula que tendrá en cuenta los costos productivos y se actualizará en forma mensual. Lo cual constituye algo muy bueno para nuestro sector.
Volviendo al tema de la caña disponible, ¿habrá un 20% menos?
Ese valor son las estimaciones que hacemos en nuestro sector, con las que coinciden expertos e investigaciones de Tucumán y el NOA. Pero las expectativas también están puestas en el grado de maduración de los cañaverales.
La caña de azúcar, para concentra sacarosa necesita: a) un gradiente térmico de 10°C, b) heliofanía adecuada y, c) bajo nivel de humedad (H%). Por lo que, transitando las plantaciones por estos aspectos, la caña puede llegar a recuperar 2 puntos de rendimiento.
De cualquier manera, debemos esperar para saber con cuánto caña dispondremos, para recién hacer una estimación más ajustada sobre potenciales rindes.
¿Es bueno que el sector cañero pueda acceder a variedades resistentes a sequía?
Es muy bueno, sin dudas, siempre y cuando: a) de las 280.000 hectáreas actuales pasemos a unas 330.000 ha., pero siempre y cuando manejemos adecuadamente esos excedentes; b) si con 2,2 millones de tn de azúcar destinamos 500.000 tn para alcohol, 1,4 millón de tn para la industria y el resto para exportación, cuando pasemos a 2,5 millones de tn de azúcar, tendremos unas 600.000 tn para exportar. Por lo tanto, será necesario actuar con responsabilidad, porque sino esos excesos afectarán el precio final del producto.
A modo de conclusión, ¿qué nos depara este año 2023 en materia azucarera?
Debemos hacer un gran esfuerzo para mantenernos ordenados, porque tal vez dispongamos de menos azúcar que la zafra 2022. Por ello, cumplamos el Plan Etanol, y esperemos al año 2024 cuando habrá excedentes y será momento de pedir un aumento del corte entre los combustibles comunes y el bioetanol.
Hay que prevenir lo que se viene; hay que analizar lo que se viene. Y hay que tomar las decisiones necesarias y correctas. Deberemos trabajar en este sentido.

Revista PRODUCCION: Los precios son aceptables, lo que nos permite invertir en capital de trabajo y renovar los cañaverales, pero debemos trabajar con responsabilidad y respetar los acuerdos comerciales.
 
Por: Daniel Arturo Vaca

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 16, 17 y 18 de la edición digital de la revista de Mayo (2023) / Junio 2023.
Haga click aquí para verla en nuestra Versión Hojeable







©1995-2023 Revista Producción. Repblica Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman